El escritor Pablo Simonetti -autor de Madre que estás en los cielos y La razón de los amantes- escogió una novela de 1928 y dos autores contemporáneos para leer en la temporada estival. Un paladar fino. EL AMANTE DE LADY CHATTERLEY, DE D.H. LAWRENCE Me asombraron la nitidez del estilo, la consistencia de sus personajes, […]

  • 5 marzo, 2009

El escritor Pablo Simonetti -autor de Madre que estás en los cielos y La razón de los amantes- escogió una novela de 1928 y dos autores contemporáneos para leer en la temporada estival. Un paladar fino.

EL AMANTE DE LADY CHATTERLEY, DE D.H. LAWRENCE

Me asombraron la nitidez del estilo, la consistencia de sus personajes, la densidad del argumento en apariencia simple. Una novela perfecta. Me conquistó a tal punto que me dispongo a leer todo Lawrence.

DIENTES BLANCOS, DE ZADIE SMITH

Lo más admirable es la libertad narrativa que demuestra su autora al entrar en los mundos de cada uno de sus personajes, sean un niño, un hombre inglés, una mujer de origen caribeño o bengalí. Una novela multirracial, como el Londres de hoy, de matriz dickensiana.

EL MAL DE PORTNOY, DE PHILIP ROTH

Cómica por lo rabiosa y lo irreverente. Portnoy protesta frente a su psicoanalista por la carga de culpa “judía” que sus padres han dejado caer sobre él, al punto de convertirlo en un maníaco sexual. Un soberbio alegato contra el “deber ser”.