Por: Álvaro Peralta Sáinz Fotos: Verónica Ortíz En los bares en altura, que están alcanzando cierta notoriedad en Santiago, la visión de la ciudad cambia, más aún si uno los visita al atardecer, cuando la capital se llena de luces y se extiende hasta rincones que de día ni imaginamos. Justamente eso es lo que […]

  • 23 noviembre, 2017

Por: Álvaro Peralta Sáinz
Fotos: Verónica Ortíz

En los bares en altura, que están alcanzando cierta notoriedad en Santiago, la visión de la ciudad cambia, más aún si uno los visita al atardecer, cuando la capital se llena de luces y se extiende hasta rincones que de día ni imaginamos. Justamente eso es lo que pasa en Azotea Matilde, emplazado en un tradicional edificio de cuatro pisos ubicado en la esquina de Antonia López de Bello con Chucre Manzur. Acá preparan bien carnes guisadas, como asado de tira con polenta, plateada con puré picante y pecho de cerdo con puré de pallares. Para tomar, lo mejor es irse por su oferta de coctelería clásica.

A escasas cuadras –también por Antonia López de Bello– está el Room 09, el primer bar que se instaló en Santiago en la onda de los Speak Easy de los tiempos de la prohibición en Estados Unidos y que funciona en el pequeño hotel boutique Tinto. Para entrar hay que tener un pase, que se consigue en redes sociales o si se visita el restaurante 040 –a cargo del chef Sergio Barroso–, unos pisos más abajo. ¿Qué se toma allá arriba? Creaciones de autor, con ahumados, vasos especiales y más. Ojo con sus negronis. Por su vista, atmósfera y cuento (a veces toca una banda de swing), vale la pena visitarlo alguna vez en la vida.

Siguiendo al lado norte del río, encontramos la terraza S33W70, que viene a ser la parte de arriba del Red Luxury Bar, donde se experimenta una tranquilidad que contrasta con el siempre bullicioso movimiento de la vecina calle Pío Nono. Uno puede olvidarse de todo y sentarse en sus cómodos sillones y disfrutar del momento, en compañía, por lo general, de numerosos turistas…

En Azotea Matilde preparan bien las carnes guisadas, como asado de tira con polenta, plateada con puré picante y pecho de cerdo con puré de pallares.

Si eres suscriptor, continúa leyendo esta nota en el papel digital.
Si aún no lo eres, suscríbete AQUÍ.