Au nom de la rose. Así se denomina la afamada franquicia de flores y fragancias francesa que hace unos días se instaló en Chile de la mano de Isabelle Guettaf y Verónica Besnier, convirtiendo a éste en el quinto mercado en el mundo al que arriba la marca gala, después de Inglaterra, Italia, España y […]

  • 12 noviembre, 2008

Au nom de la rose. Así se denomina la afamada franquicia de flores y fragancias francesa que hace unos días se instaló en Chile de la mano de Isabelle Guettaf y Verónica Besnier, convirtiendo a éste en el quinto mercado en el mundo al que arriba la marca gala, después de Inglaterra, Italia, España y Japón, donde suma 70 tiendas.

El novedoso concepto, instalado obviamente en el epicentro del lujo en Chile: Alonso de Córdova, consiste en comercializar exclusivas rosas frescas (entre 60 y 100 variedades) y una línea de productos asociados, como velas, perfumes, esencias, y galets. Para llevar menos de una semana operando en Chile, estas emprendedoras, que se conocieron hace menos de un año, están más que contentas, principalmente por la acogida que han tenido los productos de casa. Sus próximos pasos serán expandir el negocio a través de corners en diferentes lugares de la capital.