Luz Briceño es de esas personas busquillas. A sus 28 años ha logrado establecer un pujante negocio de diseño de ropa y de¬coración nada menos que en exclusivos destinos europeos y en Estados Unidos, siendo premiada en las mayores ferias de moda del viejo continente y recién ahora va por Chile. Nada mal para alguien […]

  • 2 septiembre, 2008

Luz Briceño es de esas personas busquillas. A sus 28 años ha logrado establecer un pujante negocio de diseño de ropa y de¬coración nada menos que en exclusivos destinos europeos y en Estados Unidos, siendo premiada en las mayores ferias de moda del viejo continente y recién ahora va por Chile. Nada mal para alguien que comienza su carrera.

Su historia de emprendimiento partió en 2005, mientras pro¬fundizaba sus estudios de moda en Barcelona. Fue en ese momento que se animó a crear su propia firma de diseño de ropa, la que denominó La Joya Design, que publicita y vende a través de su página web (www.lajoyadesign.com).

Esta idea nació luego de trabajar en Bread and Butter, una de las ferias de moda más importantes de Europa, y que la llevó a conocer por dentro el manejo y distribución de este negocio. En pocos meses y con una inversión inicial de 2.000 euros, logró realizar su primera colección de ropa femenina, la que luego pre¬sentó en una feria internacional de ropa, triplicando las ganancias en unos días.

Esto le abrió las puertas de reconocidas tiendas de ropa, que incluso la invitaron a participar del equipo de diseño de grupos europeos de la talla de Inditex –dueños de Zara–. Pero sus metas eran más ambiciosas. Así fue como a punta de empuje y perseverancia ubicó sus colecciones en exclusivas tiendas de España, Alemania y Portugal. No fue nada fácil lograrlo, menos en la cuna mundial de la moda. “Es un mercado muy competitivo, donde para tener éxito debes ser perfeccionista y exigente con tu propuesta. Se requiere mucho trabajo, disciplina y perseverancia para cumplir con los tiempos, con la calidad y con un diseño creativo”, asegura Briceño. Hace nueve meses que volvió a Chile y hoy cuenta con un showroom en Carmencita. Su idea es seguir participando de las fe¬rias y continuar desde Chile con la distribución de ropa online a sus clientes en Europa, a los que no tiene ninguna intención de soltar.

Pero este no es el único negocio en el que participa. Briceño fue la responsable de la ambientación del Hotel Gervasoni en Valparaíso, y actualmente se encuentra decorando una casa en Los Angeles (California), mientras desarrolla la colección 2009-2010 junto a la diseñadora Constanza Alamos, la que lanzará en los próximos días.