Son una verdadera revolución en el mundo de la publicidad, y eso que sólo llevan cuatro años en el mercado de los anuncios y las comunicaciones… Y menos, si se toma en cuenta que su verdadero despegue se produce en 2006, cuando se fusionan con la ex Leche1.

  • 16 abril, 2008

 

Son una verdadera revolución en el mundo de la publicidad, y eso que sólo llevan cuatro años en el mercado de los anuncios y las comunicaciones… Y menos, si se toma en cuenta que su verdadero despegue se produce en 2006, cuando se fusionan con la ex Leche1.

Son los mellizos Cristóbal y Sebastián Zegers, que junto a Sebastián Arteaga y Ramón Salinas, conforman la agencia de comunicaciones –como prefieren llamarla– Leche2. Con un staff de 35 personas y una ofi cina-loft de tres pisos en Ciudad Empresarial, acaban de realizar la campaña de ahorro energético en todo Chile, contratados por la Comisión Nacional de Energía (CNE). Entre sus clientes están La Tercera, por cuya publicidad la empresa ingresó al Hall of Fame del marketing 2007. Fuera de eso, ya han ganado más de 20 premios en distintos festivales y el banner hecho para el gobierno en la campaña de ahorro está postulando a un premio en Cannes.

Sus clientes son diversos y van desde Transbank, Pinturas Sipa, Blockbuster y Ariel, hasta la Viña Morandé, con la que trabajan desde enero pasado. Sobre lo que los distingue del resto de las agencias, Sebastián Zegers y Arteaga coinciden en que la clave está en mezclar creatividad y estrategia. Según los chicos de Leche2, hay compañías publicitarias que “se quedan sólo en lo creativo y no son consistentes en lo estratégico, y viceversa”. Por eso, ellos se preocupan de estar probando a gente nueva y siempre están leyendo revistas, libros e informándose por internet de tendencias e ideas que puedan servir de referencias para nuevos proyectos. Además se preocupan de entregar a sus clientes un completo plan de medios a mediano y largo plazo y realizan un seguimiento al desarrollo de sus campañas, algo que debería ocurrir con la de ahorro de energía, por ejemplo.

Para encontrar nuevas formas de hacer publicidad que salgan de los cánones tradicionales crearon un área de Nuevos Proyectos, que tiene como misión encontrar otras maneras, plataformas y soportes para difundir el concepto relativo a determinado producto.

Y aunque son renuentes a entregar detalles, están afi nando los últimos trámites para realizar una película donde un determinado producto –que ya estaría elegido– sea el protagonista. La idea, explica Cristóbal, es lograr algo similar a lo que FedEx logró con la cinta El náufrago, protagonizada por Tom Hanks. Y como no todo es dinero, uno de sus principales clientes es Un Techo para Chile, al que asesoran en marketing y diseño de publicidad durante todo el año de manera gratuita.