Lo emprendedor le viene en la genética a Tomás Sánchez Mena. Su familia, fundadora de Turistel, le incentivó de pequeño el amor por la vida al aire libre y el turismo, motor que lo ha llevado a que hoy esté emprendiendo un nuevo proyecto, denominado TurístiKO.

  • 14 mayo, 2008

Lo emprendedor le viene en la genética a Tomás Sánchez Mena. Su familia, fundadora de Turistel, le incentivó de pequeño el amor por la vida al aire libre y el turismo, motor que lo ha llevado a que hoy esté emprendiendo un nuevo proyecto,
denominado TurístiKO.

“Todo surgió de la necesidad de darle sentido a los espacios de tiempo libre de las personas y de desarrollar un país líder en cuanto al diseño de experiencias de ocio y turismo, donde podamos obtener entretención y aprendizaje bajo un mismo estímulo”, explica con entusiasmo Tomás Sánchez.

¿Cómo se traduce todo esto en un negocio? Sánchez explica que TuristiKO es una empresa que se dedica a cuatro ámbitos interconectados que se agrupan bajo los siguientes productos: TuristiKO Asesorías, que se encarga del desarrollo de asesorar a empresas vinculadas a las industrias del ocio y turismo; TuristiKO Viajes, que se dedica a la producción turística orientada a viajes corporativos y de incentivos, donde la fortaleza es la creación de programas a la medida; CrezKO, que se dedica a capacitaciones a empresas y basado en coaching ontológico en entornos de naturaleza y, fi nalmente, ComuniKO, que es la agencia que desarrolla las comunicaciones.

Comenta que por ahora no tiene socios, pero que trabaja en un proyecto académico con la Universidad Adolfo Ibáñez y, por el lado del diseño y lo audiovisual, con la Universidad Mayor.

Sus planes son ambiciosos: quiere desarrollar un modelo de ocio y turismo que pueda promover en el mundo. “La idea es que dicho modelo se base en la capacidad de darle sentido a la identidad, la experiencia y la comunicación, donde cada persona pueda desde su individualidad obtener lo que quiere”, comenta.

A la fecha no le ha ido nada mal con esta propuesta. De hecho, cuenta con clientes de primer nivel. Ha organizado almuerzos campestres de lujo en Dunas para socios de Deloitte, capacitaciones en liderazgo para Copec, Ultraport, TNT y Western Union, todas en entornos de naturaleza como el Jardín Botánico Nacional y otros espacios. También ha desarrollado programa de RSE para Canon y Chilexpress y ha diseñado experiencias para Antarctic Shipping, Jechica y La Parva, entre otros.

Está tan entusiasmado con el proyecto que se embarcó en la preparación de un diplomado de ocio y turismo para América latina.