Cerca de 6 mil funcionarios se concentraron en el acceso norte de La Moneda, en la Plaza de la Constitución. La Mesa del Sector Público había convocado a un “banderazo” de repudio a la aprobación del reajuste de 3,2%. La protesta, que fue neutralizada por Carabineros, obligó a activar el protocolo de seguridad en el […]

  • 18 noviembre, 2016

registro civil

Cerca de 6 mil funcionarios se concentraron en el acceso norte de La Moneda, en la Plaza de la Constitución. La Mesa del Sector Público había convocado a un “banderazo” de repudio a la aprobación del reajuste de 3,2%. La protesta, que fue neutralizada por Carabineros, obligó a activar el protocolo de seguridad en el Palacio de gobierno, donde todos los accesos estuvieron cerrados por dos horas.

Previamente, en la sede de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), los dirigentes de los 15 gremios que componen la mesa anunciaban el término de la paralización que comenzó el 26 de octubre y la normalización en la atención de todos los servicios públicos.

El despacho del proyecto aún era digerido por los trabajadores. “Esta victoria tiene un sabor a derrota para el gobierno, porque se logró adquiriendo compromisos con la derecha”, sostuvo la presidenta de la CUT, Bárbara Figueroa.

La molestia se personificaba en el ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y el acuerdo logrado con Chile Vamos para promover un comité “técnico y social” encargado de asesorar y proponer al Ejecutivo -en futuras negociaciones- un rango de reajuste, considerando variables como la inflación o la capacidad fiscal.

Revise el artículo completo en Diario Financiero.