A pesar de la gran campaña antipiratería que ha llevado a cabo el FBI en los últimos años, como la investigación del caso Megaupload, parece ser que los empleados de la oficina federal norteamericana comparten archivos que infringen los derechos de autor a través de torrents, mediante el cual se puede descargar cualquier archivo alojado […]

  • 12 febrero, 2013

A pesar de la gran campaña antipiratería que ha llevado a cabo el FBI en los últimos años, como la investigación del caso Megaupload, parece ser que los empleados de la oficina federal norteamericana comparten archivos que infringen los derechos de autor a través de torrents, mediante el cual se puede descargar cualquier archivo alojado en la Red.

Según datos revelados por la empresa BitTorrent mediante la monitorización de descargas a través del ScanEye, los empleados del FBI forman parte del grupo de piratas al que persiguen.

Entre los elementos más descargados por estas direcciones de IP se encuentran el último capítulo de la serie de drama político estadounidense Boss, seguida de ‘The Good Wife’, Homeland, Dexter, la segunda parte de la trilogía de Millenium, La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y el último capítulo de la novela australiana Home and Away

Con estos resultados se puede llegar a dos conclusiones. Por un lado, que los empleados del FBI, como ya pasó con los funcionarios que trabajan en el Departamento de Justicia, utilizan los servidores de las oficinas federales para descargarse estos archivos y utilizarlos para su uso personal.

Para acceder al artículo completo entra a El Mundo.