El proyecto Maven sigue en pie y son decenas de trabajadores quienes piden al gigante de las comunicaciones que deje de trabajar junto al gobierno de EEUU.

  • 14 mayo, 2018

El mes pasado, más de 3000 empleados de Google firmaron una carta para que la empresa dejara de trabajar junto al Pentágono en el proyecto Maven de desarrollo de tecnología con Inteligencia Artificial y drones.

A pesar de esta petición, el gigante de tecnología ha continuado con dicho proyecto, ya que afirman que el uso de esta tecnología no es bélico, sino que es para salvar vidas y hacer más fácil el trabajo. Sin embargo, los trabajadores temen que el gobierno pueda militarizar estos sistemas.

Debido a todo esto, al menos doce empleados han abandonado la compañía tras la nula respuesta de la primera carta de abril.

“En algún momento, me di cuenta de que no podía recomendar de buena fe a nadie que se uniera a Google, sabiendo lo que sabía. Me di cuenta de que si no puedo recomendar que la gente se una, ¿por qué sigo aquí?”, ha relatado uno de los antiguos empleados a Gizmodo.

Además, se publicó una nueva carta dirigida a los directivos de Google, firmada por académicos especialistas en tecnología e Inteligencia Artificial.

“A medida que los comandantes militares vean que los algoritmos de reconocimiento de objetos son fiables, será tentador atenuar o incluso eliminar la revisión y supervisión humana para estos sistemas. […] Estamos a solo un paso de autorizar el uso de drones autónomos para matar automáticamente, sin supervisión humana o control humano significativo. Si la acción ética por parte de las compañías tecnológicas requiere considerar quiénes podrían beneficiarse de una tecnología y quién podría verse perjudicado, entonces podemos decir con certeza que ningún tema merece una reflexión más seria”, dice la misiva.