El mercado del agua embotellada se ha vuelto cada vez más sofisticado y competitivo. Existe el agua purificada, la proveniente de fuentes termales, e incluso de glaciar. ¿Pero agua de lluvia? Sergio Vásquez y José Manuel Alcaíno decidieron aprovechar los 2 mil milímetros anuales que caen en Valdivia -en Santiago no son más de 400- para crear Mawün, agua de lluvia, embotellada.

  • 16 diciembre, 2010

El mercado del agua embotellada se ha vuelto cada vez más sofisticado y competitivo. Existe el agua purificada, la proveniente de fuentes termales, e incluso de glaciar. ¿Pero agua de lluvia? Sergio Vásquez y José Manuel Alcaíno decidieron aprovechar los 2 mil milímetros anuales que caen en Valdivia -en Santiago no son más de 400- para crear Mawün, agua de lluvia, embotellada.

El origen de Mawün está en la selva pluviosa valdiviana, una de las eco regiones más ricas en biodiversidad en la Tierra. El agua es recolectada en techos de 200 metros cuadrados, fi trada mediante un cuidadoso proceso y embotellada en origen. Frente a otras alternativas del mercado, la ventaja de Mawün es su baja mineralizad.

La comercialización de Mawün comenzó hace casi dos meses y de aquí a un año pretenden vender 5 mil litros mensuales. Vásquez y Alcaíno ya están negociando con los principales hoteles de Santiago para incluirla en sus cartas y, además, postularon a un proyecto para prospectar los mercados de Holanda, Inglaterra y España, países donde existen muchos bares de agua.