En un artículo de The Guardian, Elton John escribe sobre su extraordinaria vida y por qué finalmente decidió darle luz verde al musical Rocketman.

  • 30 mayo, 2019

“Estuve en el cine durante unos 15 minutos antes de empezar a llorar”, dice el inicio del texto escribo por Elton John en el medio británico The Guardian. “No llorar como en las ocasionales lágrimas que caen silenciosamente por mi mejilla: realmente llorando, de esa manera ruidosa, descuidada y emocionalmente destruida que hace que las personas se giren y te miren con expresiones alarmadas. Miraba a mi familia, a mi mamá y a mi papá, a mi nana, en la antigua casa del consejo de mi nana en Pinner Hill Road a fines de la década de 1950, cantando I Want Love, una canción que Bernie Taupin y yo habíamos escrito en 2001. Sabía que estaba en la película, pero no sabía cómo la iban a usar. Hasta ese momento, había mantenido una distancia discreta del proceso real de hacer una película sobre mi vida”, señala el artista.

“Hice algunas sugerencias, vi algunos apuros diarios, dije que sí o no a algunas decisiones importantes y me reuní dos o tres veces con Taron Egerton, quien me interpreta. Pero por lo demás, me había mantenido alejado de Rocketman, dejando que mi esposo David [Furnish] fuera mis ojos y mis oídos en el escenario todos los días. Pensé que sería incómodo para todos tener a la persona sobre la que se trataba la película”, dice.

“Incluso si no hubiera estado, toda la experiencia de ver a alguien más haciéndose pasar por ti en la pantalla, de ver cosas que recuerdas que pasaron nuevamente ante tus ojos, es muy extraña y desconcertante, como tener un sueño increíblemente vívido. Y la historia de cómo terminé en un cine, llorando al ver a mi familia hace 60 años, es larga y complicada”.

Algunos párrafos más al interior del artículo, el artista reconoce no estar interesado en recordar su trayectoria, sino más bien tener la vista fija en el futuro. “Sucedió, estoy muy agradecido, pero estoy más interesado en lo que voy a hacer a continuación que en lo que hice hace 40 años. Pero eso comenzó a cambiar un poco a medida que crecía, y empecé a enfocar las cosas de una manera diferente cuando tuve hijos”. “Me volví menos consciente de tenerlo todo para mí. Me gustó la idea de que tuvieran una película y una autobiografía, donde yo era honesto”, dice.

Para leer el artículo completo, haz click aquí.