No todo marchó como esperaba Eduardo Elberg en su ingreso al negocio salmonero. Tras un par de años estudiando el rubro para lanzarse finalmente en 2008, hace poco el ex dueño de Santa Isabel decidió dejar en stand by esta incursión, ante el negativo escenario que llegó con el virus ISA. A través de River […]

  • 1 abril, 2009

No todo marchó como esperaba Eduardo Elberg en su ingreso al negocio salmonero. Tras un par de años estudiando el rubro para lanzarse finalmente en 2008, hace poco el ex dueño de Santa Isabel decidió dejar en stand by esta incursión, ante el negativo escenario que llegó con el virus ISA.

A través de River Fish, el año pasado puso en marcha su primer centro de cultivo en Puerto Natales, y planeaba continuar creciendo en la XII Región, pero tuvo varios imprevistos. Cercanos a él cuentan que además del ISA, que ya había llegado a varios de sus vecinos en la zona, como Marine Harvest, se encontró con que surgió un mercado para los especuladores, que ingresaron en masa cerca de 1.500 peticiones para concesiones acuícolas en la zona, lo que fi nalmente derivó en que la autoridad postergara la entrega de permisos. Originalmente el negocio planteaba incursionar en distintas zonas de Magallanes, con una inversión de unos 50 millones de dólares.

Aunque por ahora no tenga planes de retomar en el corto plazo esta incursión, supimos que sigue confiando en que a la larga el negocio salmonero chileno se recuperará, porque a nivel mundial no existen condiciones para que otros países ingresen a esta área