Temprano empieza el trabajo en la escuela Las Garzas, en la comuna de Chimbarongo. Fundado hace casi 50 años, este establecimiento de enseñanza técnico profesional gratuito, que atiende a hijos de campesinos de la zona, se ha convertido en todo un referente: de sus salas egresan técnicos agrícolas con experiencia en administración de predios, cultivos y viñas, entre otras áreas. “Procuramos atender a los alumnos uno a uno. Además de los contenidos escolares o técnicos profesionales, ponemos acento en la formación valórica”, explica José Gabriel Joannon, director de la escuela (izquierda en la foto). En la lechería de Las Garzas, los alumnos pueden trabajar con 350 vacas Holstein. También pueden capacitarse en el laboratorio agropecuario o en la producción de uva para vino de las variedades Cabernet Sauvignon y Chardonnay. Actualmente, Las Garzas tiene casi 200 alumnos. Pero tal ha sido la demanda, que de aquí a cinco años pretende duplicar ese número. Un plan ambicioso que contempla una inversión que superará los 1.000 millones de pesos. “Hace un mes iniciamos la construcción de nuevos edifi cios y la remodelación de los ya existentes. Esto signifi ca necesariamente animar a más gente para que nos ayude, porque la subvención fi scal fi nancia sólo una parte de nuestros costos”, detalla Joannon.

  • 29 julio, 2011

Temprano empieza el trabajo en la escuela Las Garzas, en la comuna de Chimbarongo. Fundado hace casi 50 años, este establecimiento de enseñanza técnico profesional gratuito, que atiende a hijos de campesinos de la zona, se ha convertido en todo un referente: de sus salas egresan técnicos agrícolas con experiencia en administración de predios, cultivos y viñas, entre otras áreas. “Procuramos atender a los alumnos uno a uno. Además de los contenidos escolares o técnicos profesionales, ponemos acento en la formación valórica”, explica José Gabriel Joannon, director de la escuela (izquierda en la foto).

En la lechería de Las Garzas, los alumnos pueden trabajar con 350 vacas Holstein. También pueden capacitarse en el laboratorio agropecuario o en la producción de uva para vino de las variedades Cabernet Sauvignon y Chardonnay.

Actualmente, Las Garzas tiene casi 200 alumnos. Pero tal ha sido la demanda, que de aquí a cinco años pretende duplicar ese número. Un plan ambicioso que contempla una inversión que superará los 1.000 millones de pesos.

“Hace un mes iniciamos la construcción de nuevos edificios y la remodelación de los ya existentes. Esto significa necesariamente animar a más gente para que nos ayude, porque la subvención fiscal financia sólo una parte de nuestros costos”, detalla Joannon.