Álvaro Silberstein tenía un sueño, pero a raíz de una parálisis que afecta la mitad de su cuerpo, parecía imposible lograrlo. Sin embargo, tomó su problema y en 2017 lo convirtió en el proyecto “Wheel The World”, iniciativa que permite que personas como él recorran, por ejemplo, las Torres del Paine en silla de ruedas. ¿Su nuevo desafío? Ganar en julio el Chivas Venture, concurso que se disputa en Canadá, que premia anualmente con 1 millón de dólares a emprendimientos en el mundo y que ya lo tiene a él como representante chileno.
Por: Alexandra Timmermann

  • 7 febrero, 2020

Cuando el 7 de diciembre supo que él era el ganador chileno del concurso Chivas Venture, que premia a emprendedores –y que tiene una fase final en junio–, Álvaro Silberstein (34), se emocionó. Era la segunda vez que participaba en la competencia y en la versión anterior había quedado en segundo lugar, pero este era su año.

La iniciativa que comenzó en 2017 con su sueño de ir a Torres del Paine generó una gran movilización en personas con diferentes discapacidades y sus cercanos, y ahora van por la meta de llegar a todos los lugares del mundo, enseñando al personal y habilitando una página web que les permite bookear sitios en donde puedan acceder a lugares turísticos que tengan las facultades para atenderlos. “Nosotros nos dimos cuenta de que las personas con discapacidad querían tener acceso al turismo, y no podían porque la oferta es limitada y porque la información para acceder a ello es tan difícil, que decidimos crear Wheel the world,” destaca su creador. Ya han logrado llegar a 40 destinos en 8 países y para el 2021, esperan estar en otros 50.

Para ello, dice, los 20 mil dólares que recibió, son esenciales.

 

La lucha por la independencia

En 2004, cuando tenía 18 años, sufrió un accidente automovilístico producto del cual se dañó la vértebra C-5, lo cual le generó una parálisis desde el pecho hacia abajo, con una movilidad reducida de los brazos y parcial en las muñecas, lo que le permite seguir tomando cosas con las manos y hablar por el celular, por ejemplo. Desde el accidente hasta que salió del hospital pasó un año. Confiesa que su fuerza mental le permitió enfrentar su situación y terminar sus estudios de ingeniería civil industrial en la Universidad Católica.

En 2015 ganó una beca y partió a Berkeley, escuela norteamericana que, según cuenta, potencia la inclusión de personas con discapacidad. El objetivo de su viaje fue desarrollar con mayor fuerza su autonomía. “La discapacidad no está en las personas, está en las barreras del entorno que hace que aquellos con ciertas limitaciones no estén en igualdad de condiciones que los demás. Pero si eliminamos esas barreras, la discapacidad pasa a segundo plano. Uno puede hacer lo mismo que cualquier otro”, relata.

El proyecto comenzó con un amigo en California, luego de terminar el MBA, con la intención de acercar a todos los discapacitados a conocer lugares que hasta el momento parecían imposibles de llegar, como Machu Picchu, Isla de Pascua y Torres del Paine, los cuales además son los destinos más populares de la plataforma. Por otro lado, su principal trabajo es capacitar a los tours operadores y alojamientos, y ver qué tan accesibles son, dado que uno de los principales problemas de las personas con discapacidad es que estos lugares, pese a decir que son accesibles, no tienen realmente los implementos adecuados para este tipo de experiencias inclusivas.

Especialmente, explica, porque cada discapacidad es diferente. Cuando logran un nivel básico para adaptarse en el caso de recibir algún turista con discapacidad, suben el nombre de aquél destino a su página web (gowheeltheworld.com). De esta forma, reciben ellos sus ingresos. Es decir, cada vez que alguien busca un viaje y lo escoge por la página, ellos cobran una comisión, como lo hacen otras plataformas populares, como Booking y Expedia.

Silberstein comenzó todo esto sin fondos, pero recibieron la ayuda de “inversionistas ángeles” –como se les denomina a quienes aportan capital a empresas en formación– que viven en California, quiénes les dieron 50 mil dólares para comenzar a crear su plataforma web y las bases para conformar su equipo, el cual ahora está conformado por 10 personas que tienen diferentes tipos de expertise, ya sea marketing o turismo, además de estar directa o indirectamente relacionados con la discapacidad física.

En el mundo, cerca de un 40% de las personas está relacionada a alguien con discapacidad o afectada por alguna discapacidad, y solo en Chile ese número asciende a 6 millones de individuos, y 2.8 millones afectados directamente.

Con esas cifras, esperan llegar a la mayor cantidad de gente posible, pero ya en su segundo año hay impactado a más de mil personas y logrado generar ganancias de más de 700 mil dólares, números que lo ayudaron a ganar el primer lugar en la competencia anual de Chivas Venture 2019.

 

Zuckerberg los destaca

            Cuando el 7 de diciembre “Wheel the world” pasó la primera etapa, la emoción fue “enorme”, confiesa. En todo caso, esta no es la primera competencia en la que participan desde su fundación, en 2017. Concursaron, con éxito, en Tecla de Caja los Andes y en un torneo de Booking.com. Y, una vez, Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, los presentó en un discurso como ejemplo de desarrollo de proyecto social.

Creen que ahora tuvieron éxito, en parte, porque superaron su alcance: en 2018 llegaban a 250 personas, sus ganancias bordeaban los 200 mil dólares y llegaban a 8 destinos.

Esta es la 6ta versión de la competencia mundial que busca potenciar a negocios innovadores para resolver problemas sociales y ambientales. En Chivas Venture participan 26 países, solo cinco de ellos son de Latinoamérica: México, Colombia, Argentina, Brasil y Chile. Todos corren la misma carrera: quieren ganar el premio de 1 millón de dólares para poder invertir en tu negocio.

Para Alvaro Silberstein es importante “crecer en el mundo y tener miles de destinos que ofrecer y hacer que millones de personas viajen a ellos… nosotros queremos ser la agencia de viajes online (OTA), más grande del mundo relacionado a la discapacidad”, asegura.

Si bien, la final es en julio en Toronto, Canadá, en marzo Chivas les realiza un coaching en Londres con el fin de ayudarlos a prepararse para la final. Para Álvaro y su equipo es una “tremenda responsabilidad” representar a Chile, “nos vamos a preparar súper bien con nuestro modelo de negocios, nuestro plan de negocios, con nuestro modelo de impacto….creo que tenemos un potencial porque estamos abordando un área de la sociedad poco explorada y hemos logrado ser referentes en el tema mundialmente”. Y remata: “Queremos conquistar el mundo”.