El sábado pasado un bus de Red (ex Transantiago) ardía en la esquina de las calles Monjitas y José Miguel de la Barra. A un par de metros de ahí, el edificio de la Cámara de Comercio de Santiago fue uno de los primeros en sufrir desmanes por parte de un grupo violentista. Los dos […]

  • 25 octubre, 2019

El sábado pasado un bus de Red (ex Transantiago) ardía en la esquina de las calles Monjitas y José Miguel de la Barra. A un par de metros de ahí, el edificio de la Cámara de Comercio de Santiago fue uno de los primeros en sufrir desmanes por parte de un grupo violentista. Los dos primeros pisos de la construcción, más la fachada, tuvieron múltiples destrozos cuya reparación, calculan desde la CCS, ascienden a 1.500 millones de pesos y tomarían varios meses. “Son 40 personas que perdieron sus estaciones de trabajo. Se levantó un plan de contingencia para encontrarles una nueva ubicación temporal; algunos de ellos están instalados en salas de reuniones. Aquí pasó una verdadera retroexcavadora que lo destruyó todo”, señala Carlos Astudillo, gerente de administraciones y finanzas de la institución. Mientras no se repare el hall de acceso, que actualmente se encuentra clausurado, el ingreso al edificio está funcionando directamente desde el estacionamiento. Astudillo sostiene que debido a su céntrica ubicación, la CCS había tenido rayados o destrozos de algunos de sus cristales, pero nunca habían enfrentado un daño de esta magnitud.