Desde que se instaló como presidenta del Senado, la PPD Adriana Muñoz se ha enfocado en poner en funcionamiento a un Congreso que vive una situación anómala. Asumió el 17 de marzo pasado, dos días después de que comenzara a regir en el país el toque de queda y otras medidas extraordinarias para afrontar la […]

  • 8 mayo, 2020

Desde que se instaló como presidenta del Senado, la PPD Adriana Muñoz se ha enfocado en poner en funcionamiento a un Congreso que vive una situación anómala. Asumió el 17 de marzo pasado, dos días después de que comenzara a regir en el país el toque de queda y otras medidas extraordinarias para afrontar la crisis sanitaria por el coronavirus. Desde entonces, sus esfuerzos se centran en incorporar todas las plataformas informáticas posibles para funcionar –tanto en comisiones como en sala– a través de la participación remota y coordinar el rol de la oposición en tiempos de pandemia.
“No ha sido fácil. Hemos debido hacer modificaciones legales, tanto constitucionales como de nuestro reglamento interno, para dar soporte legal a todas nuestras transformaciones tecnológicas. Y, en términos de la articulación del sector, he debido implementar un sistema de coordinación a través de los jefes de bancada vía chat o reuniones por Zoom”, cuenta la senadora por la Región de Coquimbo. En esta línea, agrega que han logrado planificar de la mejor manera posible la forma de abordar los temas en las distintas comisiones, donde se da el debate más político y legislativo.
-¿Ha implementado algún tipo de reunión más formal?
-Establecí una reunión formal todos los lunes a las 10:30 de la mañana. Tuvimos la primera esta semana, después de un tiempo largo de instalación, pero siempre hemos mantenido espacios abiertos de conversación en la sala o a través de nuestros grupos de Whatsapp, que tenemos varios –“Comités de Oposición” y “Senadores de Oposición”, entre otros–. A través de ellos, conversamos los lineamientos. Así, hemos ido abordando los últimos proyectos de ley, sobre todo la postura frente al proyecto de Ingreso Familiar, que se ha hecho bastante coordinadamente entre los integrantes de la comisión de Hacienda y los jefes de bancada.
-Desde su posición como presidenta del Senado, ¿tiene la intención de hacer algún tipo de llamado a la oposición para que actúe en unidad y cooperación con el gobierno, como lo hizo, por ejemplo, el líder de la oposición en Francia?
-Nosotros, todos los días trabajamos en forma muy unitaria. En ese sentido, creo que el gobierno ha instalado un diseño de crítica y de búsqueda de debilitamiento de la oposición. Si usted mira todos los proyectos que hemos aprobado, es impresionante. Obviamente que en su tramitación hacemos escuchar nuestra voz, porque no nos pueden impedir que en cada proyecto demos a conocer nuestras visiones. Estamos hablando además de leyes sumamente delicadas. Es imposible que el Ejecutivo intente gobernar sin ningún contrapeso político, de verdad que no creo que el coronavirus, por complicado que sea, dé para instalar un sistema de esa naturaleza autoritaria. Por otro lado, en la oposición hemos recibido críticas desde nuestro propio sector, por no establecer más puntos de confrontación con el oficialismo. El proyecto del Fogape salió en tres días, y el de protección al empleo y el de Bono Covid-19, ambos en seis. Entonces, dígame usted, ¿dónde está la oposición obstruccionista? Nosotros estamos trabajando colaborativamente con el gobierno, pero eso no significa que desapareceremos como oposición.

Te invitamos a seguir leyendo nuestros contenidos. Puedes acceder al papel digital haciendo click aquí y suscribirte para recibir Capital en este enlace.