Esto es lo más cerca que hemos estado de la aniquilación global desde 1953.

  • 25 enero, 2018

Diseñado en 1947 por Martyl Langsdorf para representar la gravedad de una amenaza nuclear: el Reloj del Juicio Final marca los minutos que faltan para la medianoche, simbolizando que estamos siempre al borde de un evento apocalíptico que podría acabar con nosotros.

En 1953, el Reloj del Juicio Final sólo llevaba seis años en existencia, pero sus responsables decidieron que las pruebas nucleares eran razón suficiente para ubicar a la especie humana a dos minutos de la medianoche, pero desde ese momento, la hora se ha ido modificando y nunca había estado tan cerca del fin. Hasta ahora.

A principios del año pasado, el Boletín de Científicos Atómicos adelantó medio minuto el reloj, siendo solo dos minutos y medio el tiempo que nos separa de nuestro final. Pero el mundo apenas necesitó doce meses para cambiar por completo. Relaciones internacionales que se deterioran, bloques fragmentados, crisis ecológicas ignoradas y la amenaza de las armas nucleares fueron los factores más importantes para tomar la decisión de mover el reloj.

Hasta el año pasado, el minutero se había mantenido a solo tres minutos de la medianoche, luego lo adelantaron medio minuto y ahora, medio minuto más. Según el reloj, estamos a dos minutos de una catástrofe global, y nunca habíamos estado tan cerca desde 1953, cuando Estados Unidos y la Unión Soviética llevaron a cabo pruebas de bombas de hidrógeno.

Y quizás, se necesite utilizar un mensaje más fuerte, y si las cosas no cambian, quizás el próximo año la hora sea diferente. Desde su introducción en 1947, el reloj jamás nos dejó a un minuto de la medianoche. Pero siempre hay una primera vez para todo…