Aunque no todos los socios de AFP Sur -la rechazada administradora de propiedad de los empresarios Manuel Cruzat, Paul Fontaine y el ex superintendente de AFP Julio Bustamante, entre otros-, tienen ganas de seguir peleando, Varios de ellos quedaron con la bala pasada luego de que las autoridades no les permitieran entrar al negocio.

  • 25 enero, 2012

Aunque no todos los socios de AFP Sur -la rechazada administradora de propiedad de los empresarios Manuel Cruzat, Paul Fontaine y el ex superintendente de AFP Julio Bustamante, entre otros-, tienen ganas de seguir peleando, Varios de ellos quedaron con la bala pasada luego de que las autoridades no les permitieran entrar al negocio.

“Técnicamente no había ningún error en nuestra propuesta”, advierte un testigo, quien critica de plano el argumento que circula en torno a que la presencia de Manuel Cruzat como socio principal habría alertado a la Superintendencia de Pensiones por sus históricos problemas financieros. Esa explicación, para los socios, “no tiene ningún sentido” ya que aseguran que habían demostrado “con creces la solvencia”.

En el análisis de los socios pesó fuerte el hecho de que la propuesta incorporaba un proveedor tecnológico distinto a Sonda, dueño de AFP Modelo y proveedor de la nueva AFP de la familia Del Río. A diferencia de ellos, la propuesta de Sur era trabajar con los costarricenses Sysde, que manejan 18 millones de cotizantes en México y Perú, lo que les aseguraba ofrecer un servicio cuyos costos eran bastante más bajos que los de la competencia, señalan.. Incluso trajeron a un grupo de 6 expertos de Sysde para explicar cómo operaban y responder a todas las dudas. Pero no hubo caso.