Después de cuatro años, el Segundo Tribunal Colegiado en materia Administrativa del Estado de México falló a favor de la fabricante de lápices BIC en su disputa con los productores de fósforos de ese país.

  • 14 febrero, 2019

Afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Cerillera, los productores mexicanos acusaron en 2015 a la firma francesa de usar publicidad falsa en su campaña publicitaria del encendedor “Maxi”, que contenía imágenes y afirmaciones de que era capaz de producir hasta 3 mil encendidas y que cada flama era comparable a prender un fósforo.

En un comunicado, la empresa dijo que un laboratorio de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) confirmó que su encendedor y, por lo tanto, mucho menos su publicidad, no contravenía la Ley Federal de Protección al Consumidor. “Nos complace que el Tribunal afirmó categóricamente que la publicidad es justa y veraz, respaldada por evidencia técnica y científica”, dijo Ariel Fernández-Hevia, director legal para BIC Latinoamérica, a través de un comunicado.

El laboratorio de la Profeco y la sentencia del Tribunal resolvieron que la comparación de los encendedores con los cerillos era justa y lícita.

Luego de la resolución a favor de la empresa, el Tribunal revocó la multa de 22.000 euros que le imputó a BIC México el 2 de mayo de 2018.