A veces más valen los Oscar no concedidos que los reales. Entre todas las actrices nominadas hubo consenso en que faltaba la que tal vez fuera la más meritoria: Kristin Scott Thomas, por Il ya longtemps que je t’aime (Te he amado por tanto tiempo), acerca del regreso de una ex convicta al seno familiar, […]

  • 19 marzo, 2009

A veces más valen los Oscar no concedidos que los reales. Entre todas las actrices nominadas hubo consenso en que faltaba la que tal vez fuera la más meritoria: Kristin Scott Thomas, por Il ya longtemps que je t’aime (Te he amado por tanto tiempo), acerca del regreso de una ex convicta al seno familiar, después de 15 años en la cárcel. La actuación gritaba estatuilla a los cuatro vientos, pero como se trata de un rol en francés, la academia se desentendió. ¿Tiene curiosidad? Bueno, ya salió en DVD.