No sorprende que un tercio de las ventas de Prada y Gucci alrededor del mundo tengan lugar en China, si ese país gasta al año US $49,3 mil millones en bienes de lujo. Estados Unidos, en comparación, gasta US $60,4 mil millones, informa Forbes. [box num=”1″] [box num=”2″] Este tipo de consumo está creciendo rápidamente […]

  • 29 agosto, 2012

No sorprende que un tercio de las ventas de Prada y Gucci alrededor del mundo tengan lugar en China, si ese país gasta al año US $49,3 mil millones en bienes de lujo. Estados Unidos, en comparación, gasta US $60,4 mil millones, informa Forbes.

[box num=”1″]

[box num=”2″]

Este tipo de consumo está creciendo rápidamente en el gigante asiático. Por ejemplo, entre 2010 y 2015 se estima que la demanda por joyas aumentará un 52% en China. Por eso, el mercado se está preparando y se espera que la producción de diamantes aumente un 40% entre el 2010 y el 2020.

La ropa  de alta costura y los accesorios lujosos también son un terreno fértil para los inversionistas en China. El famoso diseñador Michael Kors acaba de abrir su quinta tienda en el país -la más grande hasta el momento- y pretende instalar quince establecimientos más de aquí a finales de año.

El consumidor chino actualmente está bien informado sobre las marcas, los precios y la calidad de los bienes. No se conformará con algo solo porque aparezca un determinado logo en él. Eso sí, cuando a ropa deportiva se refiere, los chinos se inclinan por marcas locales, como Li Ning, que tiene 8.300 tiendas y es una de las marcas más reconocidas del país.

Lea el reportaje completo en Forbes.