En Estocolmo, uno puede darse un gusto excéntrico, aburrido de los hoteles tradicionales. Cerca del aeropuerto de la ciudad sueca, debuta en diciembre el Jumbo Hostel, un avión 747 refaccionado como hotel: ya se pueden hacer reservas para su apertura. ¿Su historia? Oscar Dios se adjudicó la nave en un remate y, en vez de […]

  • 17 octubre, 2008

En Estocolmo, uno puede darse un gusto excéntrico, aburrido de los hoteles tradicionales. Cerca del aeropuerto de la
ciudad sueca, debuta en diciembre el Jumbo Hostel, un avión 747 refaccionado como hotel: ya se pueden hacer reservas
para su apertura.

¿Su historia? Oscar Dios se adjudicó la nave en un remate y, en vez de venderla como chatarra, la refaccionó con 25 habitaciones, cada una con baño, conexión wi-fi , aire acondicionado, calefacción y televisores de pantalla plana. El hall del aerohotel se encuentra en la cola del avión y por los pasillos hacia delante uno se topa con las suites. Su dueño promete precios de hostal para ser compartidas, una especie de residencial con ruedas y alas. En www.jumbohostel.com se pueden consultar los valores y hacer reservas online.