Luther, Sherlock y Downton Abbey son tres de las mejores series que se han visto en televisión en los últimos 24 meses. Las tres son de manufactura inglesa y son productos que sirven como sólidos argumentos a la hora de decir que, al menos en cuanto a la pantalla chica, Inglaterra todavía puede enseñarle un […]

  • 29 agosto, 2012

Luther, Sherlock y Downton Abbey son tres de las mejores series que se han visto en televisión en los últimos 24 meses. Las tres son de manufactura inglesa y son productos que sirven como sólidos argumentos a la hora de decir que, al menos en cuanto a la pantalla chica, Inglaterra todavía puede enseñarle un par de trucos al mundo.

Por eso, se agradece la existencia de BBC América, un canal que desde 1998, ha trasmitido los contenidos de la cadena británica homónima en Estados Unidos. De hecho, hasta el año 2010 su estrategia fue emitir producciones de la cadena madre como Doctor Who, los programas de Jamie Oliver, La ley y el orden UK, Merlin y otros. Pero esa moral de “antena repetidora” empezó a cambiar el 2010 cuando Herb Scannell, executivo de MTV, asume como presidente de la señal. El tipo, además de potenciar la importación de los mejores programas de televisión disponibles en la matriz inglesa y apostar por la repetición de series como X-Files, se la jugó por hacer un proyecto propio.

Específicamente una serie que tomara todo el know how de la BBC pero que fuera capaz de exportarlo con éxito a suelo norteamericano. Y bueno, así nació Copper, la primera producción pensada para público estadounidense pero con ayuda de los cerebros instalados en el centro de televisión que BBC tiene en White City, al este de Londres.

La historia sigue las andanzas de Kevin Corcoran, un policía irlandés que intenta hacer su trabajo en Nueva York, una ciudad que en 1864 empieza a esbozar el potencial que va tener en el futuro. Y ahí Corcoran es un Copper (el nombre que entonces recibían los “Cops”, palabra en inglés que significa policía), que se enfrenta a los más espantosos crímenes, a una clase política corrupta y todopoderosa. Todo esto con el trauma de fondo que significa habitar un país inmerso en una guerra civil que parece no terminar nunca.

Copper no es una continuación de Pandillas de Nueva York (la película de Scorsese) sino la travesía de un detective que sobrevive a la ciudad al tiempo que busca a su desaparecida mujer (aspecto de la trama que aparece solapado pero que es el verdadero motor del personaje).  Por ahora, un apronte más que bueno de la filial norteamericana de la BBC.

__________________________________________________________________________________________

El fin de The Office

La versión estadounidense de The Office, que partió como una adaptación del programa original emitido en Inglaterra, y creció hasta tener más temporadas que la original, anunció su último ciclo. Así es: el equipo de vendedores de papel de Dunder Mifflin por fin verá caer el telón de ese falso documental que llevan casi una década grabando. Por ahora no se sabe qué sorpresas habrá, pero se especula que su jefe original Michael Scott (interpretado por Steve Carell) podría aparecer. Se les va a extrañar.