El viernes pasado, cuando comenzaron los desmanes más serios en la capital, el ministro de Defensa, Alberto Espina, de quien dependen las FF.AA., no se encontraba en Santiago. De hecho, aterrizó en esta ciudad a las 19.00 horas. Venía desde Iquique, donde se desarrollaba el Ejercicio Tormenta (el ejercicio conjunto más importante del año para […]

  • 25 octubre, 2019

El viernes pasado, cuando comenzaron los desmanes más serios en la capital, el ministro de Defensa, Alberto Espina, de quien dependen las FF.AA., no se encontraba en Santiago. De hecho, aterrizó en esta ciudad a las 19.00 horas. Venía desde Iquique, donde se desarrollaba el Ejercicio Tormenta (el ejercicio conjunto más importante del año para las FF.AA.).

Alrededor de las 21:30 horas se dirigió a La Moneda para firmar el Decreto de Estado de Emergencia y definir la designación por parte del presidente Piñera del jefe de la Defensa para la Región Metropolitana. Luego fue a la casa del comandante en jefe del Ejército, donde se reunió además con el líder de la Fuerza Aérea, la cabeza del Estado Mayor Conjunto y el subsecretario de Defensa, para planificar la organización de las instituciones militares en el estado de emergencia. Cerca de las 4 de la mañana del sábado 19 terminó la cita donde se acordó el acuartelamiento de las FF.AA.

Apenas cinco horas después, Espina llegó a La Moneda, donde se reunió con Sebastián Piñera y su comité político para informarles de los acuerdos alcanzados la madrugada anterior y dar cuenta de la necesidad  de trasladar contingente desde el norte a la zona central, que se encontraba en el Ejercicio Tormenta. Asimismo, participó del encuentro entre parte del gabinete y los líderes de Chile Vamos y, posteriormente con los jefes de inteligencia de las FF.AA.

A las 13:45 se reunió en el Club de Polo con el alcalde de Vitacura, Raúl Torrealba, el ex intendente de la Araucanía Luis Mayol y el asesor del Estado Mayor Conjunto, Cristián Millar. Su presencia en ese recinto no pasó desapercibida entre los socios que se encontraban allí a la hora de almuerzo. La reunión, dicen testigos que lo vieron en los salones, se extendió algo más de 30 minutos y en ella el ministro tenía por objeto recabar antecedentes sobre la zona oriente de Santiago. A las 15:00 horas volvió al Palacio de Gobierno para participar nuevamente en una reunión del comité político. Asimismo, concurrió al encuentro entre el mandatario y el general Javier Iturriaga, jefe de la Defensa de la Región Metropolitana en Estado de Emergencia. A las 18:30 comenzaron las evaluaciones en la Guarnición Militar para decretar el toque de queda, dado los incidentes que se estaban produciendo en la capital. Luego regresó a La Moneda para informar los antecedentes que fundamentaron el decreto de toque de queda. Posteriormente volvió a la Guarnición Militar con el ministro del Interior, Andrés Chadwick, y el subsecretario Rodrigo Ubilla. Allí los esperaban la intendenta Karla Rubilar, el comandante en jefe del Ejército y el jefe del Estado Mayor y el jefe de la Defensa, donde estuvo hasta pasadas la 1:30 de la madrugada. Finalizó la jornada con un sobrevuelo por Santiago para verificar el grado de cumplimiento del toque de queda y el daño causado.