Una red global de fanáticos de armas está utilizando internet para compartir anónimamente los archivos necesarios para imprimir en 3D  armas de fuego, y al parecer no hay nada que se pueda hacer para detenerlos, según una historia de Wired que incluye una entrevista con uno de los miembros de la red. . «Si ellos […]

  • 27 mayo, 2019

Una red global de fanáticos de armas está utilizando internet para compartir anónimamente los archivos necesarios para imprimir en 3D  armas de fuego, y al parecer no hay nada que se pueda hacer para detenerlos, según una historia de Wired que incluye una entrevista con uno de los miembros de la red. .

«Si ellos (el gobierno) vinieran a buscarme, primero tendrían que encontrar mi identidad», dijo una persona con el nombre de Iván el Troll a Wired. «Soy uno de muchos, muchos individuos con ideas afines que están haciendo este tipo de trabajo».

Las armas, obviamente, no son ilegales en los Estados Unidos. El problema con las pistolas impresas en 3D es que facilitan a las personas eludir las leyes de armas existentes.

Esencialmente, cualquier persona que tenga acceso a una impresora 3D adecuada puede conectarse a Internet, descargar un archivo CAD de forma gratuita e imprimir las piezas necesarias para construir un arma de fuego que funcione, y “cualquiera” incluye a personas que tienen prohibido poseer armas por razones legítimas, por ejemplo.

Ivan the Troll no parece ver un problema con esto, y le dice a Wired que miles de personas en todo el mundo están desarrollando pistolas impresas en 3D, y al parecer no hay una bala mágica que pueda convencerlos de que se detengan.

«Creo que es inherentemente importante que … deberías poder poseer un arma», dijo. «Debes poder poseer la misma fuerza legal que los policías están usando para controlarte».