James Bulger, conocido como Whitey, fue uno de los mafiosos más poderosos de Estados Unidos, quien aterrorizó al sur de Boston especialmente durante los ’70 y los ’80. Pero la leyenda fue finalmente capturada y declarada culpable de 31 delitos de extorsión, lavado de dinero, tráfico de drogas, tenencia de armas y pertenencia a crimen […]

  • 24 agosto, 2013

James Bulger en 1953. Foto NY Times

James Bulger, conocido como Whitey, fue uno de los mafiosos más poderosos de Estados Unidos, quien aterrorizó al sur de Boston especialmente durante los ’70 y los ’80. Pero la leyenda fue finalmente capturada y declarada culpable de 31 delitos de extorsión, lavado de dinero, tráfico de drogas, tenencia de armas y pertenencia a crimen organizado, además de 11 asesinatos. Luego de 16 años en que estuvo fugitivo, Whitey podría pasar el resto de su vida detrás de las rejas.

Bulger, 83 años, despareció a mediados de los años 90, gracias a que un agente de la FBI le avisó que sería acusado. Resulta que el mafioso logró establecer lazos con la poderosa institución policial, la cual fue cómplice de muchos de sus crímenes a cambio de que él les entregara información sobre gángsters y otros delitos.

“Éste fue el peor caso de corrupción en la historia de la FBI”, afirma Michael D. Kendall, uno de los fiscales a cargo del juicio.

Los agentes encontraron a Whitey en Santa Monica, California, en 2011. En su departamento guardaba un arsenal de armas y 822.000 dólares en efectivo.

El 13 de noviembre se dará a conocer la sentencia final de Bulger.

Revise el artículo completo en el New York Times.