Noventa días de plazo para tomar declaraciones al alcalde de Tortel, Bernardo López, entre otras diligencias, dio la fiscalía de Cochrane a la Policía de Investigaciones para continuar con el insólito caso del robo de hielos milenarios desde el parque nacional Bernardo O’Higgins.

  • 5 junio, 2012

Noventa días de plazo para tomar declaraciones al alcalde de Tortel, Bernardo López, entre otras diligencias, dio la fiscalía de Cochrane a la Policía de Investigaciones para continuar con el insólito caso del robo de hielos milenarios desde el parque nacional Bernardo O’Higgins.

El fiscal que lleva el caso, José Moris, formalizó a fines de mayo a cuatro de los seis involucrados, pero los dejó en libertad tras imputárseles el delito de hurto simple.
De los cuatro, uno es el dueño de Patagonice, la firma que buscaba comercializar los glaciares en forma sólida y como agua pura. Se trata de Juan José Martí, quien pretendía realizar el primer embarque de este exclusivo producto del fin del mundo. Su mercado serían los bares y tiendas de alto nivel en Chile y el extranjero. Así lo explicaba incluso en su página web, que hoy está caída, y hasta había inscrito el nombre de Patagonice para cientos de rubros.

El otro formalizado fue su socio Jaime Peñaloza y los otros dos, los trabajadores que fueron descubiertos el 27 de enero pasado transportando los hielos robados desde Campos de Hielo Sur, en las cercanías de caleta Tortel, para tratar de comercializarlos en Santiago.

La diligencia de Tortel es clave, porque Patagonice se defiende diciendo que no es delito capturar los hielos que se encuentran flotando en el agua producto de desprendimientos de los glaciares. El problema es que llegar hasta esa caleta no es fácil. Sólo se puede acceder por tierra desde Cochrane, a 126 kilómetros de distancia, dependiendo del clima. Si hay mucha lluvia o nieve, como en este invierno, acceder puede ser imposible.