En la industria del vino esperaban, con no poco nerviosismo, el nuevo reporte de The Wine Advocate, una de las revistas más influyentes –y polémicas– del planeta vinícola, creada y dirigida por el famoso Robert Parker. De hecho, el anterior reporte causó mucha molestia, sobre todo entre grandes productores, y poco después de conocido se […]

  • 11 julio, 2014

Wine Advocate

En la industria del vino esperaban, con no poco nerviosismo, el nuevo reporte de The Wine Advocate, una de las revistas más influyentes –y polémicas– del planeta vinícola, creada y dirigida por el famoso Robert Parker. De hecho, el anterior reporte causó mucha molestia, sobre todo entre grandes productores, y poco después de conocido se sabía que su autor, Neal Martin, dejaría de escribir sobre Chile, Argentina y España.

Martin, en un texto de despedida, se refirió al impasse: “No me pagan por mantener a todos felices… La conclusión es que me metí en demasiada mediocridad vinosa”, a la vez que definía  a la industria del vino nacional como mayormente anquilosada y conservadora.

Su sucesor, el español Luis Guitiérrez, publicó ahora un artículo titulado The newer Chile, en el que parte diciendo: “Hasta la fecha, el promedio de los vinos chilenos puede que no sea el más excitante sobre la tierra, así que me aproximé con la mente abierta, tratando de superar mis fobias y filias, buscando entender, aprender y mirar el lado positivo de las cosas”.

Su reporte trajo varias sorpresas. Entre ellas, que un Carignan consiguiera el mayor puntaje: De Martino La Aguada 2011, con 95 puntos. También que destacara la irrupción de bodegas alternativas como Montsecano, Re, Clos de Fous, Ribera del Lago y algunos ejemplares de la cepa país, como Aupa, un pipeño de Maitía, “el vino que realmente me gustaría tener ahora, cuando escribo estas líneas y llega el verano (en el hemisferio norte)”.

Algunos íconos de las viñas tradicionales también lograron buenos puntajes, en especial los tintos de 2011: Montes M y Errázuriz The Blend (94 puntos), Casa Real Santa Rita, Seña y Don Melchor de Concha y Toro (93), entre otros. Más allá de los puntajes, su nota revela entusiasmo por la nueva escena: “El cambio llegó para quedarse”, es su reflexión.