De ser un rincón casi perdido, El Molle se ha transformado en un polo de turismo que podría marcar la forma de hacer las cosas en el valle. Con más lujo y sofisticación.

  • 15 febrero, 2018

Para ver la nota completa y otros contenidos exclusivos debes estar suscrito a Revista Capital

Si ya eres suscriptor ingresa aquí