Vendió su compañía en 50 millones de dólares al magnate estadounidense cuando aún era un joven treintañero. Tras esto, se convirtió en vicepresidente de Microsoft, donde llegó a manejar 10 billones de dólares. De Gates aprendió que hacer dinero no es suficiente, si no se genera un impacto social. Hoy, Will Poole se dedica a eso: hacer negocios impulsando cambios en Asia, África y Latinoamérica. En Chile ha comprometido a varios family offices.

  • 25 octubre, 2018