El pasado domingo, y por tercer año consecutivo, uno de los lugares donde menos te imaginas que podría estar cubierto de nieve ha amanecido con una capa blanca sobre sus dunas, aunque ésta duró menos de dos horas. La ciudad de Ain Sefra, en el desierto del Sahara recibió el día con 40 centímetros de […]

  • 9 enero, 2018

El pasado domingo, y por tercer año consecutivo, uno de los lugares donde menos te imaginas que podría estar cubierto de nieve ha amanecido con una capa blanca sobre sus dunas, aunque ésta duró menos de dos horas.

La ciudad de Ain Sefra, en el desierto del Sahara recibió el día con 40 centímetros de nieve que cayó como un manto sobre las dunas antes de fundirse alrededor de hora y media después.

La tormenta de nieve fue consecuencia de la ola de frío que se ha producido este fin de se mana en EEUU y Europa.

Por contrapartida, la masa cálida del aire del norte de África se está trasladando hacia el norte a consecuencia de los fuertes vientos del siroco. Por lo que el polvo se abrirá paso a través del Mediterráneo y Europa Central hasta el norte de Escandinavia, según la agencia Met Office.