Con un sabor amargo salieron los asistentes a la despedida tributada en el Museo Nacional de Bellas Artes a su saliente director, Milan Ivelic. Fueron convocados artistas, amigos, familiares y gestores culturales al evento que tuvo como principales oradores a Ivelic y a los convocantes Ramón Castillo y Bernadita Vattier. Aunque el museo no depende del ministerio de Cultura, entre los asistentes llamó la atención que ninguna autoridad de esa rama del gobierno asistiera al evento. De hecho, el escultor Federico Assler, Premio Nacional de Artes Plásticas 2009, preguntó a viva voz: ¿Dónde está el ministro? Sin embargo, desde el gobierno explicaron que ninguna autoridad fue invitada a la ceremonia.

  • 27 diciembre, 2011

Con un sabor amargo salieron los asistentes a la despedida tributada en el Museo Nacional de Bellas Artes a su saliente director, Milan Ivelic. Fueron convocados artistas, amigos, familiares y gestores culturales al evento que tuvo como principales oradores a Ivelic y a los convocantes Ramón Castillo y Bernadita Vattier. Aunque el museo no depende del ministerio de Cultura, entre los asistentes llamó la atención que ninguna autoridad de esa rama del gobierno asistiera al evento. De hecho, el escultor Federico Assler, Premio Nacional de Artes Plásticas 2009, preguntó a viva voz: ¿Dónde está el ministro? Sin embargo, desde el gobierno explicaron que ninguna autoridad fue invitada a la ceremonia.
En su discurso de despedida, Ivelic volvió a reiterar la necesidad de que se inyecten más recursos al museo. Esa fue una sus grandes banderas de lucha durante su gestión. De hecho, en el ambiente artístico se comenta que la razón principal de su renuncia fue estar cansado, después de 18 años de labor, de pedir dinero para el principal museo del país y tener que privilegiar en ciertas oportunidades aspectos económicos por sobre las muestras que deseaba exhibir en el país.
El evento de despedida del director del museo no fue la excepción en la escasez de recursos: el cóctel fue financiado gracias a una “vaca” (donación) realizada entre gestores culturales.