Liderazgo efectivo, objetivos de carrera y estrategias para lograrlos son algunas de las materias que los MBA imparten para el crecimiento integral de sus alumnos.
Por: Cindy Contreras G.

  • 28 marzo, 2019

En rol protagónico ha comenzado a tener el coaching y las mentorías en los programas de estudio de los MBA de las diferentes universidades, tanto chilenas como extranjeras. Hace ya una década que se comenzaron a incorporar algunos talleres de desarrollo de habilidades personales a las mallas curriculares, pero en los últimos años los programas de mentorías y la asesoría de expertos son un “must”.

El director del Executive del MBA, Escuela de Negocios de la Universidad Adolfo Ibáñez, Horacio Arredondo, asegura que se trata de una tendencia indiscutible a nivel mundial. Actualmente, cuentan con un Programa de Desarrollo y Transformación, que es parte fundamental del hilo conductor del MBA. “Los alumnos no solo trabajan con su coach a partir de un diagnóstico de liderazgo de clase mundial, sino que también este programa se conecta con los desafíos de negocio que tienen. Creemos que esa es la verdadera forma de que un líder incorpore las competencias necesarias para entenderse a sí mismo, entender su desafío, y movilizar a la organización hacia una transformación efectiva”, afirma Arredondo.

La subdirectora del MBA de la Pontificia Universidad Católica, Alejandra Masjuan, sostiene que “hacer un MBA es una experiencia de transformación”. Por lo mismo, actualmente los alumnos no solo buscan conocimientos con los cursos, sino que también tienen un objetivo profesional y quieren pasar por un proceso de transformación que les permita alcanzar ese objetivo. “Es por eso que le damos un programa de acompañamiento, que lo que busca es que el alumno se autoevalúe, reciba retroalimentación, defina un objetivo de carrera y pueda establecer un plan para lograr ese objetivo”.

Para Julie Kim, directora del MBA de la UDP, potenciar las habilidades blandas de los futuros graduados es un pilar tan fundamental como la parte académica en negocios. Y es que, explica, un buen ejecutivo o emprendedor no solo debe manejarse en las distintas áreas, poseer un buen nivel de inglés y contar con redes, sino que además debe poseer un perfil que logre comunicar estratégicamente, que aúne el trabajo en equipo y que conozca sus fortalezas y debilidades.

Debido a este diagnóstico, esa universidad incorporó en sus programas elementos que van más allá de sesiones de coaching. “Utilizamos técnicas provenientes de las neurociencias para diagnosticar y entregar mediciones concretas del avance del desarrollo de los alumnos, realizando sesiones en laboratorios de entrenamiento, donde a la vez se realiza una actividad muy similar a la que viven en sus organizaciones, ya que son evaluados por profesionales del área, quienes les entregan feedback no solo de sus comportamientos y aprendizajes, sino de algunas variables neurofisiológicas que les permitirán demostrar transferencia real”, sostiene Kim.

 

Evaluación 360°

La Escuela de Postgrado de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile tiene dentro de sus focos el desarrollo de habilidades blandas junto con el Liderazgo Efectivo, con miras al desarrollo profesional de sus participantes. Para lograrlo, una de las actividades es la Evaluación 360° y sesiones de coaching para los alumnos de MBA.

El propósito de esta evaluación es dar a los alumnos la retroalimentación necesaria para tomar las medidas para mejorar su desempeño, su comportamiento –o ambos–  y entregarles la información necesaria para tomar decisiones en el futuro, junto con desarrollar y fortalecer un liderazgo efectivo.

“Esta evaluación, también conocida como evaluación integral, permite recolectar información de diversas fuentes respecto del nivel de desarrollo de las competencias que han demostrado nuestros alumnos en sus respectivos trabajos. Con esa información se generará un reporte y el participante tendrá sesiones con un especialista en coaching organizacional, el que los guiará para identificar las estrategias a seguir por cada participante”, dice la directora de Graduados Postgrado, Escuela Postgrado Economía y Negocios, Alejandra Haddad.

Junto con lo anterior, Postgrado de la Universidad de Chile también tiene la oficina de Desarrollo de Carrera, la cual se enfoca en acompañar a los alumnos y graduados en su desarrollo de carrera, buscando nuevas oportunidades laborales y definiendo su propósito profesional a través de Coaching de Empleabilidad, que es personalizado, y talleres para generación de redes, situación del mercado laboral, entre otros. 

En el caso de la Universidad de los Andes, la directora de Admisiones Master, del ESE Business School, María José Montané, afirma que se ha dado mayor énfasis a aquellos contenidos que permiten a los alumnos desarrollar sus habilidades blandas no solo con el coaching, sino además con el programa Acompañamiento Empresarial y Académico que permite acompañar al alumno en definir cómo llegar hacia dónde quiere ir, basado en la experiencia de un ejecutivo o empresario de larga trayectoria.

La idea, agrega, es “entregar un acompañamiento en el proceso transformador que implica un programa MBA, identificando las fortalezas y competencias del alumno para decidir hacia dónde quiere ir en su desarrollo laboral”. Otros talleres son de Liderazgo Estratégico, Trabajo en Equipo y Negociación, “que entrega los elementos claves para configurar una estrategia de negociación exitosa y herramientas para mejorar la capacidad de negociación en el proceso de dirección”.

El subdirector académico del MBA de la Universidad del Desarrollo (UDD), Ignacio Pavez, explica que su programa cuenta con tutorías personalizadas en los proyectos de emprendimiento y con una red de mentores de excelencia conformada por destacados académicos y profesionales, con vasta experiencia laboral, tanto en el sector público como privado, así como en la docencia e investigación. “Todos ellos ponen a disposición de los alumnos sus conocimientos, tiempo y experiencia para apoyarlos en el cumplimiento de sus metas personales y profesionales. Sabemos que un MBA es una inversión importante en cuanto a tiempo y dinero, así que ponemos mucho esfuerzo en que el tiempo que están con nosotros sea un espacio de crecimiento tanto personal como profesional. El trabajo de la red de mentores fue creado justamente con ese propósito y se alinea con las tendencias a nivel internacional en esta materia”.