Justo en el momento en que la telefonía de larga distancia está en franca caída, la firma de telecomunicaciones Transam –de propiedad de Oscar Guillermo Garretón, Alejandro Saint-Jean, Patricio Perelman y Antonio Schneider– dio un giro en su modelo de negocios, creando una filial de telefonía fija, la que hoy ya está dando sus primeros […]

  • 22 diciembre, 2008

Justo en el momento en que la telefonía de larga distancia está en franca caída, la firma de telecomunicaciones Transam –de propiedad de Oscar Guillermo Garretón, Alejandro Saint-Jean, Patricio Perelman y Antonio Schneider– dio un giro en su modelo de negocios, creando una filial de telefonía fija, la que hoy ya está dando sus primeros frutos.

Lo que partió como un proyecto pequeño a fines de 2005, hoy por hoy es uno de los pilaresde la compañía de telecomunicaciones, la que supo aprovechar el espacio que dejaron las grandes operadoras de telefonía, que optaron por disputarse los sectores de altos ingresos, descuidando la cobertura en zonas más populares.

Transam, a través de Will, que es un servicio de telefonía fija inalámbrica, apostó por esos barrios y hoy presta el servicio en 15 comunas, mientras se están ampliando actualmente a otras tres (La Granja, San Joaquín y El Bosque), sumando más de 40 mil clientes. Pero el negocio es redondo y, según los números que maneja la operadora, la demanda que tienen en esas comunas supera las 200 mil líneas. O sea, espacio para crecer hay para rato. Por eso los planes son ambiciosos y entre ellos se cuenta abarcar otras 6 comunas durante el próximo año. Todo, con una inversión que apenas excede los 8 millones de dólares en redes.