Un punto de encuentro entre compradores y vendedores de libros usados. Con esa premisa, en 2007 nació buscalibros.cl. Fue tal el éxito de este mercado libre y gratuito, que su creador, Eduardo Stekel, afi nó el ojo comercial. Hoy, junto a sus socios Boris Kraizel y Ricardo Wurgaft, maneja la librería virtual más grande de Latinoamérica, con más de 2 millones de títulos y una facturación de 1,5 millones de dólares al año. “Esto es mucho mejor que Amazon”, se jactan. La clave, dicen, está en fortalecer la experiencia local. “Un cliente puede comprar un título de un vendedor de libros usados en Sevilla, recibirlo en su casa en Santiago sin preocuparse de los impuestos y pagarlo en efectivo al momento de la entrega”, describen. Algo que no es posible conseguir en la tienda online estadounidense que, de partida, sólo recibe pagos mediante una tarjeta de crédito. En Chile, buscalibros.cl tiene más de 12 formas de pago, algo que están replicando en los otros mercados donde tienen ofi cinas: Argentina, México, España y, próximamente, Colombia y Perú. “El servicio al cliente a nivel local es un plus, pues hace más fácil la compra”, agregan. Con más de un millón de visitas mensuales, estos “buscadores de libros” ya tiene claro su próximo paso: el portal buscalibre. Para ello, utilizarán una plataforma tecnológica similar y ampliarán su oferta a otros productos: gadgets electrónicos, artículos para bebés, productos outdoors y accesorios deportivos.

  • 20 abril, 2011

Un punto de encuentro entre compradores y vendedores de libros usados. Con esa premisa, en 2007 nació buscalibros.cl. Fue tal el éxito de este mercado libre y gratuito, que su creador, Eduardo Stekel, afinó el ojo comercial. Hoy, junto a sus socios Boris Kraizel y Ricardo Wurgaft, maneja la librería virtual más grande de Latinoamérica, con más de 2 millones de títulos y una facturación de 1,5 millones de dólares al año.

“Esto es mucho mejor que Amazon”, se jactan. La clave, dicen, está en fortalecer la experiencia local. “Un cliente puede comprar un título de un vendedor de libros usados en Sevilla, recibirlo en su casa en Santiago sin preocuparse de los impuestos y pagarlo en efectivo al momento de la entrega”, describen. Algo que no es posible conseguir en la tienda online estadounidense que, de partida, sólo recibe pagos mediante una tarjeta de crédito. En Chile, buscalibros.cl tiene más de 12 formas de pago, algo que están replicando en los otros mercados donde tienen ofi cinas: Argentina, México, España y, próximamente, Colombia y Perú. “El servicio al cliente a nivel local es un plus, pues hace más fácil la compra”, agregan.

Con más de un millón de visitas mensuales, estos “buscadores de libros” ya tiene claro su próximo paso: el portal buscalibre. Para ello, utilizarán una plataforma tecnológica similar y ampliarán su oferta a otros productos: gadgets electrónicos, artículos para bebés, productos outdoors y accesorios deportivos.