18 de las 19 dependencias diplomáticas norteamericanas del Medio Oriente que habían permanecido cerradas como medida preventiva a un posible atentado de Al Qaeda, reabrieron sus puertas. Sin embargo, la embajada de Estados Unidos en Yemen permanece cerrada porque el riesgo de un ataque terrorista aún persiste. “Este domingo, reabrirán 18 de las 19 embajadas […]

  • 12 agosto, 2013

USA

18 de las 19 dependencias diplomáticas norteamericanas del Medio Oriente que habían permanecido cerradas como medida preventiva a un posible atentado de Al Qaeda, reabrieron sus puertas. Sin embargo, la embajada de Estados Unidos en Yemen permanece cerrada porque el riesgo de un ataque terrorista aún persiste.

“Este domingo, reabrirán 18 de las 19 embajadas y consulados que han permanecido cerrados recientemente. Nuestra legación en Yemen seguirá cerrada debido a que el peligro de un potencial ataque terrorista de Al Qaeda en la península Arábiga se mantiene”, señalaba el comunicado del Departamento de Estado. Pero Yemen no es su única preocupación.

Funcionarios estadounidenses han manifestado su temor frente al surgimiento de un afiliado de Al Qaeda en Siria y las fugas de presos en Pakistán, Libia e Irak, que han dicho que van a liberar a cientos de potenciales terroristas, entre otras cosas. Por ello, el ex director adjunto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), John E. McLaughlin dijo el mes pasado que “los terroristas tienen ahora la mayor área de refugio y entrenamiento operacional que han tenido en 10 años”.

Revise el artículo completo en The New York Times