Look residencial y detalles que marcan la diferencia es la apuesta de este proyecto que tiene oficinas desde 131 m2 interiores, grandes alturas de piso a cielo, terrazas generosas y estacionamientos más amplios que los que se ofrecen en la mayoría de los proyectos.

  • 26 abril, 2018

Oficinas prime, pero con un sello residencial es lo que ofrece la Inmobiliaria Nueva Costanera con su proyecto NC 3300. Dado el barrio en el que está inserto -de poca densidad- el objetivo es otorgar oficinas personalizadas y de primer nivel a clientes de alto estándar, pero con un look residencial, de modo de respetar el entorno y al mismo tiempo tener espacios de gran nivel y detalles que marcan la diferencia.

“Nuestros clientes quieren que se extienda la comodidad y los detalles que están en sus casas hacia su lugar de trabajo, de modo que es un proyecto que viene a redefinir la categoría de oficinas”, explica el gerente de Proyectos, Gonzalo Lehuedé.

El edificio está ubicado en Av. Nueva Costanera, un sector estratégico tanto por sus rápidos accesos, como por su cercanía con el Barrio El Golf, por la conectividad con las principales autopistas de Santiago y por los variados servicios de comercio, hoteles, restaurantes, bancos y parques. “Hace unos años construimos los departamentos Mirador de Santa Anita, ubicados en José Alcalde Délano, un proyecto residencial donde aplicamos ciertos cambios en la estética al concepto común. Es así como desarrollamos halles de acceso de 6 metros de altura y vimos cómo los dueños decoraban esos espacios con grandes cuadros y grandes esculturas. También nos dimos cuenta de que los clientes necesitaban mayor superficie en estacionamientos, por ejemplo. Es decir, la inmobiliaria vio una necesidad de incorporar estos y otros detalles en una propuesta de oficinas de alto nivel para este tipo de clientes”, afirma Lehuedé.

Esta inmobiliaria conoce del segmento, pues hace unos años participó como uno de lo socios en el desarrollo del exclusivo mall Casacostanera, enfocado en una arquitectura y experiencia de compra acorde al mismo tipo de cliente de edificio NC 3300.

Las características

Otro de los atributos de este proyecto de plantas libres subdividibles de 800 m2, son sus oficinas con terrazas, las cuales cuentan con superficies desde 20 m2 hasta 120 m2. La altura también es una característica importante: en los interiores de las oficinas parte en 3,40 metros y llega a 5,60 metros de piso a cielo, pasando por varias diferentes alternativas.

Asimismo, cuenta con siete pisos, dos zócalos y cinco subterráneos de estacionamientos que tienen variadas dimensiones por sobre el estándar que ofrece el mercado, por ejemplo 3,5 o 4 metros de ancho x 5,5 metros de fondo, junto con una estación eléctrica para carga de autos eléctricos y cómodas áreas de circulación en accesos e interior del proyecto. Dentro del equipamiento están amplios y cómodos vestidores, gimnasio equipado, sauna y baño de vapor. “Se ofrece un estilo de vida que consiste en extender la sensación residencial a la oficina”, destaca el ejecutivo.

El proyecto también está postulando a certificación LEED (Leadership in Energy and Environmental Design o Liderazgo en el Diseño Energético y Medioambiente) cuyas normas aseguran la sustentabilidad del edificio, con ahorro de energía y tratamiento ecológico de sus componentes.

Debido a todas estas características, el proyecto supera ampliamente la clasificación que existe actualmente para categorizar los diferentes edificios de oficinas. Según datos de Colliers, la Clase A+ es la máxima categoría dada a aquellos

edificios de oficinas que poseen características exclusivas de diseño, arquitectura y ubicación. Algunos de sus criterios son tener plantas de más de 600 m2, climatización independiente por piso y antigüedad máxima de 15 años.

El edificio NC 3300, actualmente en construcción, ya tiene el 70% de sus oficinas vendidas tanto a family offices como a estudios de abogados y empresarios que necesitan oficinas personales.

Tal como lo afirma el arquitecto a cargo del proyecto, Rodolfo Miani, de BMA arquitectos y asociados (estudio de arquitectura argentino a cargo de este proyecto en Chile): “cada oficina es diferente y busca ser el reflejo de la personalidad individual y de la empresa (…) La idea es que el dueño de ese espacio sienta que fue hecho para él y no que él tiene que ir a comprar un espacio que no le pertenece”.