Por Aldo Cerda | ActionAbility Institute

  • 11 octubre, 2018

CAMBIO CLIMÁTICO: LA SEQUÍA INSTALADA EN CIUDAD DE MÉXICO 

Una de las manifestaciones más evidentes del cambio climático es la ocurrencia de eventos climáticos extremos, como las se-quías, las que no solo afectan el riego de la producción agroalimentaria, sino también el acceso a agua dulce para consumo humano. Once megaciudades se encuentran en estado crítico en este apartado a nivel mundial: Ciudad del Cabo, Sao Paulo, Bangalore, Beijing, El Cairo, Yakarta, Moscú, Estambul, Tokio, Miami y Ciudad de México.

En la capital mexicana, del 31 de octubre al 4 de noviembre se concretará el tercer corte del suministro de agua potable de la temporada. Delegaciones como Coyoacán, Benito Juárez, Álvaro Obregón o Miguel Carranza y más de doce municipios se verán afectados con cero disponibilidad hídrica, una situación que se ha vuelto recurrente en el tiempo y que solo empeora con el crecimiento demográfico de una urbe que supera los 20 millones de habitantes.

Ciudad de México tiene problemas en el suministro de agua porque ha crecido su consumo (en términos per cápita este se ha multiplicado por siete en cincuenta años), pero no ha aumentado el volumen de lo que se obtiene de mantos freáticos y del sistema Cutzamala (que permite transportar este recurso desde Michoacán hasta la Zona Metropolitana del Valle de México). Y las pérdidas del recurso por infraestructura inadecuada son superiores al 40%.

En Chile, hace unos años, se entregaba información a los visitantes respecto a la restricción vehicular, la forma en cómo se combatía la contaminación derivada del uso de los automóviles. En Ciudad de México ahora el visitante recibe cartillas de racionamiento hídrico y en las radios se discute si las duchas deben ser cada dos o tres días. Difícilmente ello no tendrá impactos en la percepción de atractivo del sexto destino del turismo internacional, ya diezmado por la imagen de violencia en su capital o en la otrora perla del Pacífico: Acapulco.

 

 

LOW CARBON FORUM: EL ROL DE LAS RENOVABLES

La primera semana de octubre se realizó la primera versión de este evento, focalizado en el rol de la electricidad a partir de fuentes renovables como medio para avanzar a la descarbonización de nuestra economía.  

En ciertos sectores económicos, la electricidad representa una fracción significativa de la huella de carbono de las empresas (por ejemplo, en telecomunicaciones o minería donde da cuenta de más del 75% de las emisiones, o en la banca, donde llega casi a un 50%), pero en otros, su efecto no es tan significativo (en vinos es el 7-8%, en retail alrededor del 5% o en transporte aéreo solo el 0,2%). En cualquier caso, la enorme penetración de las energías renovables ha generado una amplia competencia entre generadores no solo en las licitaciones, sino en la captura de clientes libres, donde el atributo de renovabilidad se transforma en un plus de venta.

Pero en un país tan desconfiado como Chile, ¿cómo asegurar que el mismo atributo renovable de un generador no sea vendido más de una vez a clientes distintos? ¿O cómo asegurar que un cliente que compró energía renovable sí puede comunicar responsablemente que el consumo de su organización es 100% renovable? Jared Braslawsky, de I-REC (el estándar internacional de atributos renovables que permite asegurar su trazabilidad y evitar el doble conteo de los mismos), presentó la experiencia internacional, distinguiendo el rol de los I-RECs –que debieran estar vinculados a todo contrato de energía renovable–, y cómo sobre ellos se construyen sistemas de labels, para comunicación a cliente final que verifican que un producto, una tienda o una organización completa funciona a base de energía renovable.

Asimismo, actores como Antofagasta Minerals mostraron cómo a través de sus contratos de energía renovable pueden alcanzar la reducción de su huella de carbono (seleccionando la metodología de mercado para medir el alcance 2), los actores gremiales (ACERA y Generadoras) dieron cuenta de la penetración de la energía renovable y los temas pendientes en el campo normativo; y el Ministerio de Energía mostró su hoja de ruta para nivelar el campo de desarrollo de los certificados verdes como mecanismo de mercado para la transición energética.