Alguna vez fue una mina de diamantes. Hoy no es más que el segundo hoyo excavado más grande del planeta. Tan profundo que, incluso, puede succionar helicópteros en vuelo. Para rehabilitar el cráter de Mirniy, ubicado en la zona industrial de Siberia del este, el estudio de arquitectos AB Elis Ltd. presentó un revolucionario proyecto para construir una ciudad subterránea.

  • 2 diciembre, 2010

Alguna vez fue una mina de diamantes. Hoy no es más que el segundo hoyo excavado más grande del planeta. Tan profundo que, incluso, puede succionar helicópteros en vuelo. Para rehabilitar el cráter de Mirniy, ubicado en la zona industrial de Siberia del este, el estudio de arquitectos AB Elis Ltd. presentó un revolucionario proyecto para construir una ciudad subterránea.

La mina abandonada -de más de 500 metros de profundidad y un kilómetro de diámetro- sería cubierta por una cúpula de cristal capaz de proteger a los habitantes del duro clima siberiano. A la vez, esta especie de tapa estaría cubierta por células fotovoltaicas, encargadas de generar la energía para el funcionamiento de la ciudad.

Eco-city 2020 está planeada con 3 niveles principales y un núcleo central, en torno al cual se desarrollaría la vida de ciudad de las 100.000 personas que podrían residir allí. En el primer nivel está planeada la zona residencial, que incluye parques y áreas de recreación. Pero eso no es todo: la ciudad jardín también tendría granjas verticales, bosques y un área de investigación.

Aunque Eco-city 2020 aún no tiene fecha de construcción, podría convertirse en un atractivo polo turístico para Siberia del este, zona que rara vez figura como destino de viaje.