Pese a ser una viña muy nueva, Santa Cruz muestra signos de estar haciendo las cosas bien, de la mano del enólogo José Miguel Sotomayor y con la asesoría del “doctor en terroir” Pedro Parra. Quienes pensaban que la apuesta del empresario Carlos Cardoen por Colchagua era más turística que nada, tienen en estos dos […]

  • 27 junio, 2008

Pese a ser una viña muy nueva, Santa Cruz muestra signos de estar haciendo las cosas bien, de la mano del enólogo José Miguel Sotomayor y con la asesoría del “doctor en terroir” Pedro Parra. Quienes pensaban que la apuesta del empresario Carlos Cardoen por Colchagua era más turística que nada, tienen en estos dos vinos una refutación.

CHAMAN GRAN RESERVA CARMÉNÈRE 2006

Muy bien logrado en su estilo, súper amable y lleno de fruta dulce como ciruelas y frutillas, junto a unos toques ahumados y a especias como nuez moscada. Los ocho meses en barrica aportan café y notas lácticas. La boca es de una sedosidad al borde del dulzor, sin fatigar. El carménère en su versión más abordable. Ideal para comidas especiadas y ligeramente dulces, un pato asado, por ejemplo, con cebollas caramelizadas.

TUPU EDICION LIMITADA 2005

En la nariz predominan las notas suaves y dulces del carménère (35% de la mezcla), mientras en boca aparece la estructura del cabernet sauvignon (25%). Malbec y syrah en partes iguales aportan fruta negra y acidez, pero es el cabernet sauvignon el que sostiene el andamiaje. Como esas cintas donde el actor de reparto se roba la película. Doce meses de barrica añaden tonos a café y chocolate. Para acompañar un guiso de conejo de campo.