[tweetable]Si le gusta dormir con la luz encendida ya tiene un nuevo motivo para dejarlo de hacerlo, aparte del económico[/tweetable]. Según una investigación que se publica en American Journal of Epidemiology, dormir con luz en el dormitorio, suficiente para ver de noche, podría favorecer la obesidad. Un equipo del Instituto de Investigación del Cáncer de […]

  • 4 julio, 2014

Dormir. Foto Flickr

[tweetable]Si le gusta dormir con la luz encendida ya tiene un nuevo motivo para dejarlo de hacerlo, aparte del económico[/tweetable]. Según una investigación que se publica en American Journal of Epidemiology, dormir con luz en el dormitorio, suficiente para ver de noche, podría favorecer la obesidad.

Un equipo del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres (Gran Bretaña) ha realizado un estudio sobre 113.000 mujeres a las que se les solicitó evaluar la cantidad de luz en sus habitaciones y clasificarlas en cuatro categorías: suficiente para leer; suficiente para ver a través de la habitación, pero no para leer; suficiente para ver una mano colocada delante, pero no para ver a través de la habitación y demasiado oscuro como para ver la mano.

Los investigadores compararon las respuestas con algunas medidas de sobrepeso y obesidad, como el índice de masa corporal, índice cintura-cadera y la circunferencia de la cintura. Y vieron que todos estos parámetros eran mayores en aquellas mujeres que dormían en habitaciones más iluminadas.

Lee la noticia completa en ABC.es