¿Cuántas veces nos hemos tropezado con puertas que se abren en sentido opuesto al que creemos?. En mall, restaurantes y oficinas todos los días nos vemos enfrentados a ese dilema y, aunque parezca una acción insignificante, en ese sencillo gesto también hay un asunto de seguridad del que sólo nos percatamos cuando aparece una emergencia. […]

  • 21 enero, 2009

¿Cuántas veces nos hemos tropezado con puertas que se abren en sentido opuesto al que creemos?. En mall, restaurantes y oficinas todos los días nos vemos enfrentados a ese dilema y, aunque parezca una acción insignificante, en ese sencillo gesto también hay un asunto de seguridad del que sólo nos percatamos cuando aparece una emergencia.

Fue precisamente esta situación tan cotidiana la que llevó a Fernando Oyarzún hace varios años a crear una señalética universal que con sólo mirarla aclara hacia dónde se abre o no una puerta de acceso público. La idea fue todo un acierto: tanto, que Oyarzún, asesorado por el estudio de abogados Silva y Compañía, lo ha patentado en más de 30 países.

La señalética no da pie a ninguna duda. Se trata de un sistema de flechas que apuntan hacia la dirección en que se abre o cierra la puerta y que utiliza los colores verde y rojo para indicar hacia dónde avanzar o no. Esta idea ha logrado prender tanto en Chile como el extranjero, donde Oyarzún ya tiene preparada su próxima jugada.

Cuenta que la idea es llevar su invento a más de 30 países de América y Europa a través de la venta de adhesivos y tarjetas con publicidad –que es otro de los negocios asociados-. Ha tomado contacto con retailers de todo el mundo para la fabricación y venta de su producto en las principales cadenas de mejoramiento para el hogar, tal como acá en Chile lo ha hecho con Homecenter Sodimac, con el que opera una alianza exclusiva.

Oyarzún no tiene ningún temor respecto al éxito de la iniciativa; tanto así, que logró convencer a más de 20 inversionistas, entre ellos el mismísimo estudio de abogados que lo asesora, los que en conjunto adquirieron el 5% de la compañía en más de cien mil dólares. Ahora lo que viene en el plan a cinco años es lograr los acuerdos necesarios con retailers o representantes exclusivos para comercializar la idea en mercados internacionales. Con todo, su objetivo es llegar a una facturación anual de 100 millones de dólares en el próximo quinquenio.

Mientras tanto, en el país el negocio comenzó a tomar forma el año pasado cuando firmó contrato con la Mutual de Seguridad, Transbank y Sodimac. Ahora Oyarzún trabaja en la incorporación de avisos publicitarios en la señalética, con la que pretende abrir otra área de negocio de Doors ok (www. doors-ok.com).