A días de que Brasil dé el puntapié oficial al Mundial de Fútbol, las manifestaciones, que comenzaron en junio del año 2013 en contra de los gastos que implicaría el evento, no se detienen, y el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) sigue convocando a la gente que cree que el Gobierno debería invertir […]

  • 10 junio, 2014

EFE_Brasil protestas

A días de que Brasil dé el puntapié oficial al Mundial de Fútbol, las manifestaciones, que comenzaron en junio del año 2013 en contra de los gastos que implicaría el evento, no se detienen, y el Movimiento de los Trabajadores Sin Techo (MTST) sigue convocando a la gente que cree que el Gobierno debería invertir en educación, salud y vivienda.

Sumada a las protestas, el día lunes, Sao Paulo se quedó sin metro, ya que los trabajadores decidieron irse a huelga, provocando el colapso vial de la ciudad. Durante la mañana, se registraron 170 kilómetros de atascos.

Dada la situación y con el fin de garantizar la paz y tranquilidad, la presidenta [tweetable]Dilma Rousseff alcanza un acuerdo con los trabajadores para frenar las protestas mientras dura el Mundial[/tweetable] y así evitar el caos en aquellas principales ciudades que además son sedes.

El gobierno brasileño se comprometió a atender las peticiones del movimiento, cuyos integrantes estarán pendientes de que esto se cumpla, ya que el líder de la organización, Guillerme Boulos, amenazó con una radicalización de no existir negociación alguna.

Revise el artículo completo en El País