Por primera vez el Premio Nacional de Literatura es entregado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio  y hoy, en la Biblioteca Nacional, Diamela Eltit, a sus 69 años, fue galardoneada con el premio.

  • 28 septiembre, 2018

La lista de candidatos al reconocimiento literario contenía nombres como el de Roberto Merino, Carlos Franz, Hernán Rivera Letelier, José Luis Rosasco, Jorge Guzmán, Enrique Lafourcade y Rolando Rojo. Pero finalmente, fue Diamela Eltit la que obtuvo el reconocimiento.

Eltit se graduó de Letras en la Universidad de Chile y en la PUC. Hoy es profesora en la Universidad Tecnológica Metropolitana y Distinguished Global Professor de la Universidad de Nueva York. Entre sus logros se encuentra el haber sido profesora visitante en universidades como Berkeley, Columbia, Stanford, Johns Hopkins, Virginia, Pittsburgh.

“Es un premio muy merecido”, señala el director de Ediciones UDP, Matías Rivas, “Se trata de una escritora muy consolidada y de vanguardia que ha tenido la consistencia de perseverar en el tema de la marginalidad. En el año del feminismo era muy raro que no se lo dieran, pero al mismo tiempo me parece un premio innegable. Ha habido una mezquindad con las escritoras chilenas que está bien que sea reivindicada. Tanto por la calidad de su escritura como por su influencia es también una escritora reconocida internacionalmente. También con este premio se vuelve a dar una paradoja interesante: lo marginal hoy pasa a ser parte del canon”.

Otros reconocimientos que Eltit ha obtenido son el Premio Iberoamericano de Narrativa José Donoso en 2010. Además de sus novelas, ha publicado los libros de ensayo Emergencias: escritos sobre literatura, arte y política  y Signos vitales. Sus obras han sido traducidas al inglés, francés, italiano, griego y finés.

“Me parece justo, hace mucho tiempo debiera haber sido premiada”, comenta el escritor Rafael Gumucio, “se trata de una escritora relevante a nivel nacional y mundial, y me alegro que se conozca más su obra a nivel popular. Me gusta particularmente su libro “Padre mío” que recoge la voz de un demente. Diamela Eltit además ha trabajado con el arte y la política, es una artista completa de esta época. La considero una amiga a la que le debo muy buenos consejos y una complicidad clandestina”, añade.

La escritora chilena, Nona Fernández, dice estar “feliz y orgullosa del premio para Diamela. Es una escritora tremenda, no solo reconocida en este país sino que internacionalmente. Es una maestra generosa, por sus talleres y por aulas han pasado grandes generaciones de escritores y de intelectuales de este país. Es una mujer que es capaz de catalizar las vibraciones de una época en su escritura, espejea la calle como nadie ha logrado hacerlo. Uno lee los libros de Diamela y entiende de alguna manera lo que está pasando en Chile en su aspecto ético, en su aspecto político, en su aspecto estético. Estoy muy alegre y emocionada, de verdad”, asegura.

Me parece que el premio es bien merecido, Diamela Eltit se destaca por una narrativa comprometida donde ha explorado la marginalidad, la diversidad sexual, la censura y los sujetos alternos que habitan en Chile tapados por regímenes dictatoriales (como en su escritura en dictadura), pero que también se ocultan en un manto oficial donde todo parece una pantomima.

El galardón recibido por Eltit incluye una mensualidad de 20 UTM y alrededor de $20 millones de pesos en una instancia.

“Me parece que el premio es bien merecido”, comenta la escritora María José Cumplido, autora de los libros Chilenas y Chilenas Rebeldes. “Diamela Eltit se destaca por una narrativa comprometida donde ha explorado la marginalidad, la diversidad sexual, la censura y los sujetos alternos que habitan en Chile tapados por regímenes dictatoriales (como en su escritura en dictadura), pero que también se ocultan en un manto oficial donde todo parece una pantomima. Lo más interesante, en mi opinión, es cómo a través del lenguaje podemos llegar a los otros y podemos abrir espacios para visualizar realidades que se nos escapan”.

 

Algunas de sus obras

Lumpérica (1983)

Es su primera novela. Fue publicada por Ediciones del Ornitorrinco en 1983. Eltit escribió esta obra durante los tiempos más difíciles de la dictadura y aquello fue lo que intentó reflejar tanto a nivel formal como de contenido.

 

Por la patria (1986)

En esta novela, Eltit trata las temáticas de la marginalidad, las minorías sexuales, la subalternidad, al mismo tiempo que intenta crear un discurso contra la institución y la oficialidad.

Resultado de imagen para por la patria diamela eltit

 

El cuarto mundo (1988)

En esta obra, Eltit toca temas como las relaciones filiales, el mundo privado de la familia, la mente, los sueños y los deseos. El cuarto mundo fue la primera novela publicada por Editorial Planeta. Escrita en un contexto aún de represión dictatorial, aún presenta rasgos de opresión en el lenguaje y en el contenido, pero se observa un deseo de reconstrucción de la identidad, de repensar la cultura y el país.

Resultado de imagen para El cuarto mundo diamela eltit

 

Vaca sagrada (1991)

Eltit comenzó a escribir esta novela en Chile y la terminó en México, mientras ejercía el cargo de agregada cultural. Luego la publicó en Buenos Aires. En esta obra, la autora explora nuevamente la psicología femenina a través de un texto cautivante.

Resultado de imagen para vaca sagrada libro diamela

 

Los vigilantes (1994)

Esta obra abarca el conflicto familiar de una madre que se niega a aceptar las críticas por parte del padre de un hijo que tiene en común con él.

Resultado de imagen para los vigilantes diamela eltit

 

 

Jamás el fuego nunca (2007)

La obra consiste en un retrato de la vida de una mujer que lucha contra la dictadura de Pinochet. Esta es la decimosegunda obra de Diamela Eltit.

Resultado de imagen para Jamás el fuego nunca