Todo partió en un viaje que el publicista Max Hurley hizo el año pasado a Turquía. Ahí conoció los carritos que vendían papas horneadas en los parques públicos y se le ocurrió que traer el negocio a Chile podría ser una gran idea. Hace varios años que, junto al también publicista -especializado en creación de marcas- Felipe Ibáñez y el ingeniero agrónomo Francisco Covarrubias, buscaba una idea para armar su propia empresa. Así es que se pusieron manos a la obra y en septiembre pasado nació The real Papa. Se trata de un negocio que vende papas horneadas con una base de mantequilla y queso, más diferentes agregados –como sour cream, cebolla acaramelada, choclo, pebre y ají verde– en un carrito. La iniciativa hizo su debut en grande en Lollapalooza hace tres semanas y los resultados fueron muy positivos. No sólo lograron vender más de 2.000 papas, sino que, además, su stand de comida fue uno de los más comentados del festival. Para desarrollar The real Papa sus socios investigaron iniciativas similares en Inglaterra y trajeron la representación de la marca Victorian Baking Ovens, que fabrica carros especiales para hornear estos tubérculos. Por ahora, The real Papa sólo ha incursionado en eventos. Pero los planes de estos emprendedores son más ambiciosos: ya están en conversaciones con algunos centros comerciales para instalarse en ellos y su idea es seguir creciendo a través de franquicias.

  • 20 abril, 2011

Todo partió en un viaje que el publicista Max Hurley hizo el año pasado a Turquía. Ahí conoció los carritos que vendían papas horneadas en los parques públicos y se le ocurrió que traer el negocio a Chile podría ser una gran idea.

Hace varios años que, junto al también publicista -especializado en creación de marcas- Felipe Ibáñez y el ingeniero agrónomo Francisco Covarrubias, buscaba una idea para armar su propia empresa. Así es que se pusieron manos a la obra y en septiembre pasado nació The real Papa. Se trata de un negocio que vende papas horneadas con una base de mantequilla y queso, más diferentes agregados –como sour cream, cebolla acaramelada, choclo, pebre y ají verde– en un carrito. La iniciativa hizo su debut en grande en Lollapalooza hace tres semanas y los resultados fueron muy positivos. No sólo lograron vender más de 2.000 papas, sino que, además, su stand de comida fue uno de los más comentados del festival.

Para desarrollar The real Papa sus socios investigaron iniciativas similares en Inglaterra y trajeron la representación de la marca Victorian Baking Ovens, que fabrica carros especiales para hornear estos tubérculos. Por ahora, The real Papa sólo ha incursionado en eventos. Pero los planes de estos emprendedores son más ambiciosos: ya están en conversaciones con algunos centros comerciales para instalarse en ellos y su idea es seguir creciendo a través de franquicias.