Moros intrepidus era un depredador pequeño que vivió hace unos 96 millones de años en lo que hoy es Utah.

  • 25 febrero, 2019

Un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte descubrió una nueva especie de pequeño tiranosaurio que vivió hace aproximadamente 96 millones de años en lo que hoy es Utah (EE.UU). Fue bautizado como Moros intrepidus, que significa “presagio de la fatalidad”, ya que es el tiranosaurio cretácico más antiguo descubierto en América del Norte y que anticipa la llegada del más poderoso y temido de todos ellos, el famoso Tyrannosaurus rex.

“El Moros nos ha ayudado a comprender el quién, qué, cuándo, dónde y por qué del ascenso de los tiranosaurios a papeles de depredadores en el continente norteamericano” dijo a la revista Communications Biology, la paleontóloga Lindsay Zanno, del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte.

Ligero y excepcionalmente rápido Moros apenas ronda el metro de altura en la cadera, aproximadamente el tamaño de un ciervo moderno. Según Zanno, los fósiles encontrados corresponden a un ejemplar que tenía más de siete años cuando murió, y prácticamente ya había crecido. “Estas adaptaciones, junto con las capacidades sensoriales avanzadas, son la marca de un depredador formidable. Podría fácilmente haber agotado a sus presas, evitando la confrontación con los principales depredadores de la época”, sostuvo la investigadora.

Los científicos también descubrieron que el árbol genealógico de los tiranosaurios tiene sus raíces en Asia. “T. rex y sus famosos contemporáneos, como Triceratops, pueden estar entre nuestros iconos culturales más queridos, pero debemos su existencia a sus intrépidos ancestros que emigraron desde Asia al menos 30 millones de años antes”, indica la investigación.