Al norte de la Patagonia, un equipo de científicos halló los restos de un dinosaurio herbívoro: “Bajadasaurus pronuspinax” es su nombre. El saurópodo habitó la Tierra hace 140 millones de años.

  • 6 febrero, 2019

Un grupo de paleontólogos ha descubierto en la Patagonia los restos de un dinosaurio jamás visto: vivió hace unos 140 millones de años, era herbívoro y tenía enormes espinas en el cuello y la espalda, presumiblemente para defenderse.

Un estudio publicado esta semana en Scientific Reports describe a esta nueva especie, llamada Bajadasaurus Pronuspinax por sus descubridores, quienes lo encontraron fosilizado en Bajada Colorada al norte de la Patagonia argentina. Los restos del animal, incluido un cráneo casi completo con algunos dientes, fueron descubiertos por paleontólogos argentinos.

Ilustración: Jorge A. González

De acuerdo a las hipótesis de los paleontólogos, las espinas funcionaban como soporte en una especie de vela que oficiaba como regulador de la temperatura corporal. Además, esta cresta les servía para sumar un mayor atractivo sexual. “La funcionalidad de las largas espinas en los dicreosáuridos es aun motivo de controversias entre los paleontólogos. Con el hallazgo de Bajadasaurus creemos que se puede arrojar claridad sobre algunas cuestiones”, dijo Pablo Gallina, investigador adjunto del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y autor del trabajo publicado por Scientific Reports.