Por Carla Sánchez Ilustración: Ignacio Schiefelbein No hubo reunión. Tampoco ceremonia de traspaso. Sólo un montón de carpetas apiladas en una de las tantas oficinas del ala izquierda de La Moneda, donde murió Salvador Allende. En ellas estaba toda la información de las siete fundaciones que a Cecilia Morel le tocó liderar en su rol […]

  • 4 abril, 2014

Por Carla Sánchez
Ilustración: Ignacio Schiefelbein

davalos

No hubo reunión. Tampoco ceremonia de traspaso. Sólo un montón de carpetas apiladas en una de las tantas oficinas del ala izquierda de La Moneda, donde murió Salvador Allende. En ellas estaba toda la información de las siete fundaciones que a Cecilia Morel le tocó liderar en su rol de Primera Dama. Eso nada más. Porque la esposa del ex Presidente Sebastián Piñera jamás cruzó palabra con su sucesor, Jorge Alberto Sebastián Dávalos Bachelet (36 años), pese a que ella manifestó a sus asesores el interés en compartir su experiencia. En ponerlo al tanto de los avances.

Con quien sí se reunió el hijo mayor de la Presidenta Bachelet fue con María Luisa Durán, la señora del ex Presidente Ricardo Lagos. Dávalos quería saber exactamente en qué consistía el rol de primera dama. Entender cómo operan las redes entre las fundaciones que ahora tiene a su cargo. Conocer los alcances del papel que había ofrecido a su madre voluntariamente jugar (ver recuadro).

 

Las vueltas de la vida

En la universidad, Sebastián Dávalos solía reírse cuando sus amigos le decían “El primer varón de la nación”, según comentó en una entrevista a revista Cosas. De hecho, en el primer gobierno de su madre, el cargo de Primera Dama lo ejerció María Eugenia Hirmas, mujer de Sergio Bitar, quien el año 2010 recibió un sueldo bruto de 4.876.288 millones. Pero esta vez será diferente. Dávalos no recibirá ningún peso. Y como dijo la misma Presidenta, ningún beneficio.

Según cercanos, la decisión apunta a evitar cuestionamientos. Dávalos ha cargado toda su vida con la mochila de “ser hijo de”. Y la suya no ha estado liviana. Lo acusaron de beneficiarse de los contactos de su mamá tras aparecer manejando un Lexus descapotable. Impuestos Internos lo investigó por irregularidades en el pago de gravámenes relacionados con la compra de autos de lujo. Pero las investigaciones quedaron en nada. Y el round con el periodista Tomas Mosciatti –contra quién se querelló por injurias al cuestionar su patrimonio– también.

A estas alturas, los comentarios le afectan cada vez menos. “Los chilenos son chaqueteros”, suele repetir Dávalos a su círculo cercano. Por lo mismo, prefiere mantener el bajo perfil y evitar todo tipo de entrevistas.
Hacer carrera política no está –ha asegurado– entre sus prioridades. Eso confesó en una entrevista de 2010, a una revista de Punta Arenas: “Ése es un error muy frecuente. Pensar que esta cuestión es una especie de dinastía o de familia real, es decir, que toda una familia tiene que seguir la misma senda es ridículo… No voy a escupir al cielo, pero no es algo que me interese de verdad o que me llame la atención. No por ahora”. ¿No se vislumbra como futuro ministro?, le preguntaron. Y respondió: “Lo mío tiene mucho más de vocación y menos de ambición personal. Tengo muy poco interés en proyectarme políticamente. Si fuese así, preferiría que se basase en competencias y aptitudes individuales. No tengo interés alguno en la ostentación de un cargo”.

La decisión de asumir la Dirección Sociocultural de La Moneda –como se llama su actual responsabilidad– fue una sorpresa en la Nueva Mayoría. Pero todo hace pensar que, desde hace un tiempo, Sebastián Dávalos se venía preparando, al menos, desde la vereda de las políticas públicas.

[box num=”1″]

 

El alumno

Óscar Landerretche Gacitúa se encontró un día con Ángela Jeria. “Óscar, qué bueno que le va a hacer clases a mi nieto Sebastián. A ver si lo ordena un poquito”, bromeó la mamá de Michelle Bachelet. Sin embargo, al economista y director de la Escuela de Postgrado del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile le llamó la atención que el alumno del Magíster de Gobierno y Gerencia Pública llegara a ser uno de los destacados de la generación que ingresó el año 2011. Y que de desordenado tenía bien poco.

Junto a Erika Silva, su actual jefa de gabinete, Dávalos, cientista político de la Universidad Central, fue uno de los primeros del grupo en graduarse. “En su tesis sobre la política de subsidios pesqueros obtuvo nota superior a 6 y yo soy bien fregado. Incluso uno de los profesores examinadores le propuso escribir un paper para un journal del Instituto”, comenta su profesor.

Landerretche describe a Dávalos como un tipo “sencillo, estudioso y tranquilo. Nadie andaba diciendo: Ahí está el hijo de la Presidenta. Era uno más”, agrega.

Y en cuanto a su pensamiento político, “Dávalos no me parece un socialista clásico. Diría que es un liberal de izquierda que no cree que las cosas se pueden imponer”, explica el economista. En su tesis, Dávalos plantea que en ciertos sectores, poner un incentivo para mejorar el negocio pesquero puede tener graves consecuencias medioambientales.

La protección de los recursos naturales es una de las tantas inquietudes de Dávalos. Preocupación que quizás heredó de su padre, el arquitecto Jorge Dávalos, uno de los detractores de la reciente aprobada central Mediterráneo en el valle del Puelo.

“Es una persona muy comprometida con su trabajo, muy profesional y de pocas palabras”, dice Andrés Rebolledo, actual titular de la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales (Direcon). Rebolledo lo conoce bien. Trabajaron juntos en Cancillería, luego de que Dávalos ingresara a la institución a hacer su práctica, el 2005. El primogénito de Michelle Bachelet –nacido en Alemania– primero se desempeñó en el Departamento de Asia y luego en el de la Organización Mundial de Comercio. “Por los estudios académicos que había desarrollado en ciencias políticas, relaciones internacionales, trabajar acá significaba la posibilidad de llevar a la práctica sus conocimientos y hacer un aporte al país en ese sentido”, declara Rebolledo.

Dávalos dejó la Direcon el 1 de julio del año 2012 para dedicarse al mundo privado. Junto a su señora, Natalia Compagnon, tienen varias sociedades, las mismas que fueron cuestionadas por su patrimonio. Hoy será la madre de sus dos hijos (Damián y Lucas) la “proveedora del hogar”, como dijo la misma Presidenta Bachelet, mientras Dávalos ejerza como Director Sociocultural de La Moneda.

Alguien que lo conoce de cerca describe a Dávalos como “un tipo culto, que habla perfecto inglés y que tiene redes bastante poderosas. Es más pragmático y menos ideologizado de lo que uno cree”. No obstante, algunos sectores –incluso de la Nueva Mayoría– han cuestionado su figura. “De alguna manera, Bachelet está blindando a Dávalos al nombrarlo en ese cargo. En este caso, el fuego es principalmente amigo”, opina la misma fuente.

[box num=”2″]

Adiós al Paintball

Los primeros días de marzo, el decano de la Facultad de Gobierno de la Universidad del Desarrollo, Eugenio Guzmán, recibió un llamado. Al otro lado de la línea estaba el único hijo hombre de la Presidenta recién electa Michelle Bachelet. “Eugenio, tú comprenderás que por razones obvias esta semana no nos vamos a poder reunir”, le dijo Dávalos. Guzmán lo tenía clarísimo. Su interlocutor no podía faltar al cambio de mando.

La relación entre Guzmán y Dávalos nació un par de años atrás. Se conocieron a través de Yun Tso Lee, profesor de la UDD con quien Dávalos escribió en conjunto un paper sobre las relaciones entre China e India. Mientras cursaba el magíster en la Universidad de Chile, Dávalos le comentó sus inquietudes a Guzmán.

¿Pueden las políticas públicas sobrevivir en el largo plazo?, se preguntaban en sus encuentros. Ambos acordaron la apertura de una línea de trabajo en la UDD con dos memoristas, cuyas tesis han sido apoyadas por Dávalos y que pese a sus nuevas funciones, seguirá supervisando “en la medida de lo posible”.

Considerando que el cargo es de absoluta confianza, no es raro que Bachelet haya elegido a su primogénito para cumplir este papel. Ejemplos en el continente hay varios. Zulemita Menem, Keiko Fujimori, Rosa Virginia y María Gabriela Chávez, sólo por nombras algunos, jugaron el rol que hoy ostenta Dávalos, el único hombre en Chile que se ha hecho cargo de las funciones destinadas, hasta ahora, a una mujer.

Lo que sí es curioso, dicen, es que haya aceptado un cargo caracterizado por tener un giro más bien social. “A Sebastián no lo conoce mucha gente. Es un tipo de pocas palabras, más bien tímido, que ha cultivado un bajo perfil”, aseguran cercanos.

Dávalos es de la teoría de profesionalizar las labores que ejerce la Primera Dama. De darle un sello técnico sin dejar de lado el aspecto social. Suele repetirle a sus cercanos que “se ha perdido lo social. Que llegue la ayuda donde tiene que llegar”. Su plan es crear más oportunidades para la gente que es atendida por las fundaciones que tiene a su cargo. En el caso de la Fundación Artesanos de Chile, por ejemplo, apoyar la comercialización de piezas. A Dávalos le encanta el arte. De hecho, suele promover a artistas nacionales. Una tarea que también hace ad honorem.

Josefina Berliner, la nueva directora de la Fundación Artesanos de Chile, recibió personalmente el llamado de Dávalos. Se juntó con él más de una hora en La Moneda en una reunión “meramente técnica”, en la que el Director Sociocultural “tomaba apuntes, hacía preguntas muy concretas, se notaba que estaba muy informado sobre la situación particular de nuestra Fundación”, comenta Berliner.

Formar nuevas redes y mantener las existentes. Ése es el plan de Dávalos para las fundaciones. Llega todos los días a La Moneda a las 9 y jamás se retira antes de las 7. El poco tiempo libre que le queda lo dedica a jugar con sus hijos, el mayor de 5 años y el menor de 3. Ya casi no practica Paintball, el juego de pistolas con que tiraba balas de pintura a sus amigos. Ahora, tendrá que apuntar sus esfuerzos a otros objetivos. •••

__________________________________________________________________________________________

 

LAS FUNDACIONES A SU CARGO

Siete son las fundaciones de derecho privado que dependen de la Dirección Sociocultural de La Moneda. Se trata de Integra, Prodemu, Fundación Tiempos Nuevos (MIM), Orquestas Juveniles, Chilenter, Artesanías de Chile y Fundación para la Familia. En total, reciben un presupuesto de más de 160 mil millones de pesos y se acogen a la Ley de Transparencia.

Históricamente, las primeras damas han creado estas fundaciones de acuerdo a los intereses personales de cada una. Es el caso de Cecilia Morel y Elige Vivir Sano, un programa que hoy depende del Ministerio de Desarrollo Social. Luisa Durán hizo lo propio con las Orquestas Juveniles y Leonor Oyarzún con Integra. “Antiguamente, esta fundación era Cema Chile, y la señora del Presidente Aylwin la transforma en guarderías infantiles para que las mamás pudieran dejar a sus hijos”, cuenta una ex funcionaria.

Integra podría llegar a ser el mayor dolor de cabeza de Dávalos. La red de jardines infantiles tiene 15.500 trabajadores, atiende a 73 mil niños a lo largo de todo Chile y maneja un presupuesto superior a los 150 mil millones de pesos. “Integra funciona muy bien, es una fundación eficiente e innovadora pero que enfrenta conflictos sindicales. La mayoría de sus trabajadores están sindicalizados y los sindicatos son muy poderosos”, explica un ex funcionario. El tema de los reajustes salariales que se discute en septiembre, agrega la fuente, es una de las tantas preocupaciones que tendrá que enfrentar Dávalos. “Va a tener que definir cuál será el futuro de la fundación y en qué pie quedará Integra con la reforma educacional anunciada”, agrega.

Otro de los cuestionamientos que le tocará enfrentar es la clásica discusión de por qué figuras de derecho privado dependen del sistema público. “Integra, por ejemplo, es un ente privado al cual el Estado le entrega casi 300 millones de dólares anuales. Una figura que no es cómoda para muchos personeros de la Concertación”, explica.

El tema de la competencia es otro problema que puede surgir. “Por ejemplo, hay un circuito de artistas que se preguntan ¿por qué el Estado le da plata a la Fundación Artesanos de Chile, si los artesanos compiten con el sector privado que no recibe ninguna ayuda estatal?”, comenta otra ex funcionaria.