En 2016 y 2017 habrían cruzado la cordillera 2,9 millones y 3,7 millones de argentinos, respectivamente.

  • 3 octubre, 2018

La fuerte devaluación del peso argentino impactó en los viajes de argentinos al exterior, los que venían creciendo a niveles récord durante los últimos años.

Desde mayo, con la primera devaluación importante del año, se notó una baja en la reserva de pasajes, que se agudizó a partir de fines de agosto y ese freno afectó a algunos países, sobre todo a Chile, según un informe de la consultora ForwardKeys.

Entre enero y abril, los viajes de los argentinos a Brasil crecieron un 31% con respecto a igual período de 2017, pero la devaluación de mayo impactó en los siguientes tres meses y, sobre todo, a partir del 31 de agosto, con la mayor subida del dólar del año que lo dejó en torno a los 40 pesos. Así, entre mayo y diciembre, las reservas de pasajes para vuelos a Brasil están un 1% por debajo del año pasado.

Donde más se nota el descenso, sin embargo, es en los viajes a Chile, destino que había crecido fuerte en los últimos años para los argentinos, con Santiago ocupando los primeros puestos del ranking gracias al llamado ‘turismo de compras’. Esto porque resultaba favorable la adquisición de ropa y tecnología en el país vecino especialmente en 2016 y 2017, años en los que cruzaron la cordillera (por avión o auto) fueron 2,9 millones y 3,7 millones de argentinos, en ese orden, según cifras de Chile.

Entre enero y abril de este año, los viajes de argentinos a Chile aumentaron un 2% con respecto a 2017, en un contexto donde ya no resultaba tan barato comprar del otro lado de la Cordillera de los Andes. Pero la devaluación del peso impactó sobre todo en los últimos cuatro meses: las reservas actuales están un 52% por debajo que las de septiembre a diciembre del año pasado.

“Este colapso en uno de los mercados emisores más importantes para Chile hizo transformar un 9% de desempeño general positivo en los primeros cuatro meses de 2018 en un pronóstico negativo en un 9% para los últimos cuatro meses de este año”, destacó ForwardKeys. Uruguay, otro de los grandes afectados por la devaluación argentina, no figura en este estudio, porque toma en cuenta sólo las reservas aéreas y la mayoría de los viajes al país rioplatense se realizan en auto o barco.

La caída del turismo emisivo en la Argentina afecta a los demás países de la región, ya que el país “representó la mayor parte de los viajes en Sudamérica”. En los primeros ocho meses de este año, la llegada de vuelos internacionales en Sudamérica aumentó un 6% frente a 2017. Pero las reservas de vuelos para los últimos cuatro meses del año son apenas un 1% superior a las registradas en el mismo momento de 2017.

“Si bien las consecuencias de las turbulencias económicas de la Argentina aún son visibles en los ingresos de turistas en los países vecinos, las perspectivas para los arribos de larga distancia a la región son positivas”, aclaró el estudio. Las reservas a Sudamérica desde mercados lejanos están muy por encima a las de 2017, sobre todo las de Canadá (+12%), Alemania (+9%), Francia (+8%) y Japón (+8%) y Gran Bretaña (+7%), sobre todo para la Argentina, Brasil, Colombia y Ecuador, destacó ForwardKeys.

Fuente: Diario Financiero