Por: Juan Venegas La historia de New Order está íntimamente relacionada con Joy Division y en especial con la romántica figura de Ian Curtis. De hecho, el grupo se configura luego del inesperado suicidio del cantante en mayo 18 de 1980, justo cuando el grupo se aprestaba a iniciar su primera gira por Norteamérica. Peter […]

  • 29 octubre, 2015

Por: Juan Venegas

New-Order-Music-Complete

La historia de New Order está íntimamente relacionada con Joy Division y en especial con la romántica figura de Ian Curtis. De hecho, el grupo se configura luego del inesperado suicidio del cantante en mayo 18 de 1980, justo cuando el grupo se aprestaba a iniciar su primera gira por Norteamérica. Peter Hook (bajo), Stephen Morris (batería) y Bernard Sumner (guitarra) hasta el día de hoy se preguntan si acaso pudieron haber hecho algo más para evitarlo. Con la tristeza aún a cuestas, el trío decidió continuar bajo el nombre de New Order, extraído de un artículo del periódico británico The Guardian.

Sumner asumió el rol de vocalista, con un tono suave y melódico, muy distante del estilo desconcertante y trágico de Curtis, y a ellos se sumó la tecladista Gillian Gilbert, esposa de Morris. El LP Movement (1981) quedará consignado como el debut discográfico del nuevo grupo. Sin embargo, cada uno de los tracks del álbum exhiben aún la huella indeleble del sonido claustrofóbico de Joy Division. El verdadero arranque de New Order se dará con la edición de los sencillos Everything’s Gone Green y Temptation, en los que la banda exhibe por primera vez una inédita combinación de la influencia electrónica de Kraftwerk, con la música dance post disco, el freestyle callejero y el electro beat cultivado en clubes neoyorquinos de principios de los ochenta. Desde ese momento, New Order se convierte en pionero de un género que traslada el rock desde los garajes y grandes arenas al destellante centro de la pista de baile.

Con la edición del single Blue Monday, empaquetado en un sobre que simulaba un floppy disk, el grupo alcanza fama internacional, convirtiéndose en el single de 12 pulgadas más vendido de todos los tiempos. Su actuación en el programa de televisión Top of The Pops  todavía se recuerda por ser el primer grupo en la historia del show que exige interpretar una canción sin usar pistas grabadas. Peter Hook comenta sarcásticamente el episodio: “El grupo sonó tan mal, que tras la presentación, las ventas de discos disminuyeron notablemente”.

Las siguientes producciones Power, Corruption and Lies (1983), Low Life (1985), Brotherhood (1986) y Technique (1989) consolidan el registro musical de la banda, fusionando elementos de la new wave con la electrónica bailable, sin caer en la superficialidad, y convirtiéndose de paso en una de las bandas esenciales de los 80, con una enorme influencia en la explosión del género electrónico durante los 90.

El choque de personalidades entre Sumner y Hook acaba con el alejamiento definitivo del bajista en 2007, dejando en la incertidumbre la continuidad del grupo. Sin embargo, en 2009 Sumner agenda una serie de presentaciones sin Peter Hook, reemplazado por Tom Chapman, inaugurando así una nueva etapa del grupo. La partida de Hook fue compensada con el retorno de la tecladista Gillian Gilbert alejada de los escenarios desde 2001.

El éxito de sus actuaciones en vivo, entre ellas su participación en Lollapalooza Chile 2014, donde estrenan dos nuevos temas (Plastic y Singularity), estimulan a Sumner y Morris para componer un set completo de canciones que hoy presentan en su décimo álbum de estudio, Music Complete.

Sin la presencia de Hook, el disco toma una dirección mucho más electrónica que sus dos trabajos anteriores, Get Ready (2001) y Waiting for The Siren’s Call (2005), e incluye invitados como el vocalista de The Killers, Brandon Flowers; la musa del synth pop Elly Jackson, que canta junto a Sumner en Tutti Frutti, y la leyenda viviente Iggy Pop, quien como un sediento drácula interpreta Stray Dog, el corte más oscuro del disco.

Quizás un ingrediente que se echa de menos es el antagonismo, la simetría musical entre la guitarra de Sumner y el bajo de Hook. No obstante, el espléndido regreso de Gillian Gilbert le ha permitido a la banda explorar nuevas direcciones, especialmente en lo que se refiere a la sonoridad y complejidad de los arreglos.

Music Complete es el mejor álbum de New Order desde Technique. Condensa con extraordinaria jerarquía todas las variantes del grupo y a pesar de que sus integrantes se acercan a los 60 años de edad, su música sigue sonando contemporánea y vibrante. •••